Gran injusticia

Nunca he visto una noticia de primera plana con la palabra “mangú”; ni un editorial o artículo que le rinda honor; ni a un líder político declarar que le gusta el mangú (incluyendo a Hipólito Mejía, que lo consume con envidiable fruición); ni ningún discurso presidencial que lo mencione; ni un intelectual que haya elevado los méritos del mangú; ni a ningún candidato prometer mangú; ni una calle que se llame mangú. Y todo ello –¡oh, ingratitud!– a pesar de que todos los dominicanos comemos mangú y nuestro orgulloso subdesarrollo tiene el sello inconfundible del mangú (y si es con aguacate, mejor).

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorDe gastos y política
Noticia siguienteLa dictadura del inmaduro