Marrero, Payano y Fortuna sostienen las esperanzas de coronas para RD

Javier -El Abejón- Fortuna ha sido campeón mundial en dos ocasiones.
Tienen el chance de conquistar un título mundial en sus respectivas categorías

¿Qué perspectiva, de éxito, se observa en lo inmediato en el boxeo profesional de República Dominicana?

¿El país tiene reales posibilidades de reeditar aquella positiva historia, cuando contaba con campeones mundiales, al menos tres al mismo tiempo?

Las preguntas necesitan respuestas. Pero respuestas que tengan argumentos creíbles, que no sean vacías.

Y que la gente las pueda asimilar en positivo. Además, que den al traste con la calidad que adornan a los pocos púgiles criollos que podrían, pronto, contender por coronas mundiales.

Desde que el boxeo local se adueñó de su primera corona mundial, trascendente acontecimiento del deporte nacional registrado el 29 de junio de 1968, la fanaticada local ha sentido admiración por el pugilismo y sus protagonistas principales: Los boxeadores.

Carlos -Teo- Cruz tiene el alto mérito de haberle entregado a la patria su primer campeonato mundial en el boxeo de paga. Teo Cruz conquistó el cetro mundial del peso ligero (135 libras) al derrotar en 15 asaltos al boricua Carlos Ortiz. Pero pasaron ocho años para que el boxeo rentable del país alcanzara otra faja del mundo.

Y ocurrió el primero de julio de 1976, en combate realizado también a 15 vueltas y celebrado en el Palacio de los Deportes de Santo Domingo. Guzmán ganó el cinturón minimosca (108 libras) al derrotar por decisión dividida al panameño Jaime “El Cieguito” Ríos.

La coincidencia de aquellos históricos hechos es que se produjeron en la tierra de los peleadores.

Teo Cruz se coronó campeón en el viejo Estadio Quisqueya, en tanto que Guzmán lo hizo en el Palacio de los Deportes. Los dos escenarios en Santo Domingo.

Expertos dicen que el boxeo dominicano, desde hace un “tiempo que podemos apreciar”, ya no es el mismo. ¡Ni tampoco sus boxeadores!

Resaltan la llamada “época dorada” del boxeo criollo. Refieren que esa época la marcó la década del 70 donde brillaron más de una docena de buenos púgiles, aunque solo uno (Juan Guzmán) pudo agenciarse una faja del mundo.

Y ese negativo fenómeno se dio porque los púgiles criollos no tenían protección por parte de promotores quienes tampoco contaban con influencia a nivel internacional.

En los años 70’ brillaron Miguel Motilla, Pablito Jiménez, Ignacio Espinal, Adriano -Nani- Marrero, Fausto -Ceja- Rodríguez, Carlos Gil (Caja de Bolas), Ramón Sánchez Rosa, Natalio Jiménez, ErnestoBatista, Fermín Guzmán, entre otros.

Espinal y Montilla, en los años 1975 y 1979, fueron a contender por sendos títulos mundiales. ¡Pero se quedaron en el camino al caer derrotados por sus rivales!

Montilla cayó ante el estelar Antonio Cervantes (Kid Pambelé), en tanto que espinal fue vencido por el sensacional peleador mexicano Miguel Canto.

La realidad del momento

La realidad del momento, precisan analistas, es que el boxeo profesional dominicano tiene poco chance de brillar a escala mundial.

Critican que hace apenas poco más de año y medio, el país contaba con cuatro campeones del mundo. ¡Y ahora nada!
Argenis Méndez, Elio “Enai” Rojas, Jonathan Guzmán, Juan Carlos Payano y Javier “El Abejón” Fortuna, eran monarcas mundiales.
Pero no fueron campeones duraderos. Perdieron sus coronas en corto tiempo, pese a que sus rivales -los que les arrebataron las fajas- no tenían “tanta calidad”.

Más recientemente, Félix Valera y Claudio Marrero, quienes eran dueños de los títulos semicompleto y pluma, no pudieron defender con éxito sus cinturones.

Marrero, Payano y El Abejón Fortuna, de acuerdo con el criterio de los expertos, podrían -en un futuro no lejano- volver a ser titulares del mundo.

Tienen posibilidad de encontrar nuevas oportunidades de ir al ring y buscar las coronas en sus respectivas categorías.

El Abejón Fortuna, quien ha sido campeón mundial en dos divisiones (pluma y ligero junior), está “cerca” de ir de nuevo en persecución de una corona del mundo, según supo elCaribe. Su apoderado, César Mercedes, hace las gestiones para que su pupilo vuelva a reinar en el mudo.

El experimentado púgil de guardia zurda nacido en La Romana, recientemente peleó por el cetro ligero -es su nueva categoría-, pero no pudo hacer el peso en la báscula... y ya en el ring, también fue vencido, aunque en una pelea bien reñida. La decisión en su contra fue dividida.

Respecto a Payano los analistas creen que todavía está a tiempo de recuperar la corona gallo que perdió hace más de un año. En una pelea que tuvo hace dos semanas, frente a un rival de las Filipinas, Payano salió airoso por decisión.

Entonces, ¿qué perspectivas -en lo inmediato- tiene el boxeo profesional dominicano?, preguntan expertos.

La repuesta debe salir de labios de los propios boxeadores y de sus apoderados, entrenadores y promotores, remachan analistas.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorGary Sánchez da dos jonrones en jornada de pleitos
Noticia siguiente¡Libertad!