“El béisbol es mi mayor pasión”

538
Luis Mercedes lleva toda su vida dedicada al deporte, y ha sido reconocido por varios líderes políticos del país.
La Liga Mercedes fue fundada el 5 de noviembre de 1966. Desde entonces, varios de los que han pasado por ella han llegado a Grandes Ligas

Aunque su padre lo llevaba a construcciones con la esperanza de que se convirtiera en albañil, Luis Mercedes decidió desde muy temprana edad enfocarse en el béisbol, un deporte que le ha dejado muchas satisfacciones a base de muchos sacrificios.
Su liga, fundada hace más de 50 años y de la cual han salido peloteros como David Ortiz, Neifi Pérez, Henry Mercedes, Víctor Mata y José Rijo, goza de reconociendo nacional e internacional.
Recuerda los esfuerzos que realizaron los expresidentes Joaquín Balaguer y Salvador Jorge Blanco para el progreso de la Liga Mercedes, así como los desafíos que tuvo al principio de su carrera como dirigente deportivo.

1. De La Novia del Atlántico
Nací en Puerto Plata el 2 de marzo de 1948. Vine muy pequeño a Santo Domingo, fue justo cuando tenía 6 años. Tuve siete hermanos. Mi papá, Felipe Mercedes, y mi mamá, Crofa Rodríguez de Mercedes, decidieron venir a vivir para acá en esa primera etapa de mi vida. En esta provincia desarrollé la mayor y más importante parte de mi vida. Nos mudamos exactamente en el barrio 27 de Febrero, y ahí mismo comenzó mi interés por el deporte, pero más por el béisbol. Tengo cinco hijos, tres forman parte de la Liga Mercedes, y los otros dos han hecho su vida en su casa, pero siempre están en contacto conmigo”.

2. Fue tras sus sueños
Mi papá quería que yo fuera albañil, por eso me llevaba a las construcciones que hacía para que yo le ayudara con las mezclas. Pero cada vez que lo acompañaba, aprovechaba la oportunidad en la que él estuviera más descuidado para escaparme al Estadio de La Normal, a jugar con mis amigos, a quienes también aprovechaba para enseñarles a jugar. En esos momentos fue que comenzó a crecer en mí ese interés por hacer una liga deportiva, aunque antes tenía mucha ilusión con ser pelotero. Me quedé en cuarto de primaria, o sea que no terminé la escuela. Cuando iba con mi papá a esas construcciones, más seguido cuando dejé la escuela, recuerdo que tenía que coger la pala, echar la arena y el cemento y comenzar a hacer la mezcla para él”.

3. Conformación de la liga
En el 1967 inicio la liga con un equipo de pelota. En una ocasión, encontré una pelota en el Estado Quisqueya, de un ‘home run’, y me emocionó tanto, que la fui a vender a la calle 14 esquina 19 del Ensanche Espaillat, donde Héctor García, quien era instructor de béisbol, y me sugirió, así como quien no quería la cosa, que la conservara y formara una liga de pelota. Pero insistí mucho, y les comenté que realmente lo que quería era ganar dinero con la pelota, así que se la vendí por 50 pesos. Después, ellos me hablaron para que yo fuera dirigente deportivo, y comencé con esas labores. Muy emocionado desde el principio, porque descubrí qué era lo que realmente me gustaba hacer”.

4. Primeros equipos de béisbol
Conformamos primero un equipo llamado “Puerto Rico Mueve”, justo donde había vendido la pelota. Los fundadores fueron Héctor García, José Reyes, y este servidor. Nosotros nos juntamos y decidimos ponerle a la liga el nombre de Liga Mercedes. Eso lo hicimos con mucha ilusión, ya que teníamos la esperanza de seguir nuestro sueño. Comenzamos con ese equipo, y el primer lugar donde jugamos fue en el María Auxiliadora, después de ahí nos mudamos a Los Guandules, y jugamos en muchas de esas cañadas. Jugamos ahí, pero nos vimos en la obligación de volver a María Auxiliadora, y finalmente nos fuimos al Estadio de La Normal”.

5. Dificultades en el trayecto
Comenzar no fue nada fácil. Tuvimos demasiadas precariedades, pero aun así siempre nos enfocamos en dar lo mejor de nosotros. Nos decían los sucios, porque no teníamos ni uniformes ni nada, pero era porque estábamos iniciando. Insistimos, e hicimos otro equipo con el nombre de Las Estrellas de Luis Mercedes. Con este equipo logramos mucho éxito, cada día luchábamos para que cada uno de ellos diera lo mejor, y los de la competencia entendieran que incluso con todas esas limitaciones, uno sí podía, y todavía puede. Todos ellos tenían bates, pelotas, uniformes bien limpios, pero nosotros solamente teníamos las ganas de ganar. Teníamos bates remendados y uniformes rotos. Era muy lamentable, pero yo seguía, porque el béisbol es mi mayor pasión”.

6. El apoyo de Joaquín Balaguer
Así fuimos creciendo, dos años después formarnos un tercer equipo. Pero, lamentablemente siempre nos sacaban porque no teníamos bates ni uniformes adecuados, eso nunca se me olvida. La Farmacia Báez era prácticamente la que siempre ganaba, al igual que la Liga La Javilla. Pero todo comenzó a mejorar a partir de 1970. Después de esa época pude conocer al expresidente Joaquín Balaguer, quien una vez nos recibió y nos ofreció una asignación de 500 pesos mensualmente. Esperaba con ansias los 25 de cada mes para ir a buscar ese dinero, siempre recuerdo que teníamos que ir al Palacio Nacional. Me ponía nervioso los días 22 de cada mes, porque estaba pendiente a esa asignación. Para nosotros, ese era un dinero del otro mundo, nos daba para mucho. El padrino de nuestra liga fue el doctor Balaguer, definitivamente, porque fue quien más aportó al desarrollo de ésta. Al expresidente le entregamos en una ocasión una medalla de reconocimiento, por siempre darnos la mano hasta el último día de su vida”.

7. Valora las ayudas
Cinco años después, por las demás carencias que teníamos, Balaguer nos regaló un autobús, que costó 12 mil pesos. Esas mismas que hoy cuestan millones, en ese tiempo costaban casi nada. Siempre nos daba ayuda de útiles deportivos como pelotas, bates, y uniformes. Era difícil, porque antes lo que se nos daban teníamos que ser muy cuidadosos al usarlo, porque lo valorábamos mucho. No como ahora, que se habla de 20 docenas de pelota, dos docenas de bates, como si nada. En esa situación era diferente, porque antes un uniforme costaba 12 pesos, y una docena de pelota costaba 36 pesos; hoy, esa misma docena de pelotas cuesta miles de pesos”.

8. Integrantes de la liga
La Liga Mercedes tiene 685 atletas y 10 entrenadores. Como fui mal estudiante, aprendí de ese error, y una de las cosas que más les exigimos a los jóvenes es que mantengan sus buenas notas en la escuela, pero también ser obedientes con sus padres. No se llega a ningún lado si solo eres buen atleta. La disciplina, el respeto y la dedicación es lo que hace la diferencia, tanto en el deporte como en cualquier otra cosa en esta vida. Creo que esa forma de pensar es lo que me permitió obtener varios reconocimientos, tanto aquí como fuera del país. Pero la mayor alegría la tengo cuando nuestros equipos logran su objetivo, cuando ganan sus juegos. La Liga Mercedes ha sido campeón en casi todas las categorías, menos en torneo superior doble AA. Me siento orgulloso y satisfecho con la labor que desempeñan los peloteros que tenemos aquí, y también los que fueron parte de la liga. De aquí se han firmado 86 jugadores, entre los que están David Ortiz, Neifi Pérez, Henry Mercedes, Víctor Mata, José Rijo, entre otros”.

9. Obtienen terreno de juego propio
Uno de los momentos más importantes para nosotros fue cuando nos donaron nuestro estadio, en 1982, por el gobierno de Salvador Jorge Blanco; y a una de las personas que más agradecí, ya que llevó la voz cantante, fue al exministro de Deportes, Luis Scheker Ortiz. En ese momento sentí que todo el esfuerzo que había estado haciendo, por fin valía la pena; así que nos sentimos muy felices por eso. Cuando llegamos a la entrega del local, no lo podía creer, porque fue algo que durante mucho tiempo estuvimos deseando, y entonces se dio, pero fue todo gracias a Dios. Esto me motivó a mejorar las condiciones en las que los muchachos practicaban, así que nos enfocamos en darles lo mejor siempre, para que tuvieran el desempeño que tanto queríamos. Quería que tuvieran lo que yo no tuve. La Liga Deportiva Mercedes supera los 50 años de fundada, con excelente hoja de servicio en favor de la niñez beisbolística dominicana”.

10. Agradecimiento por ayudas
La liga ha realizado un total de 365 viajes al exterior, incluyendo a México, Estados Unidos, Costa Rica, Panamá, Colombia, Ecuador, Canadá, Curazao, entre otros. También hemos hecho múltiples intercambios amistosos en todos los municipios y provincias del país. Me siento realizado por el granito de arena que he aportado en la formación de atletas. En ese camino recibí muchas ayudas, como la del expresidente Hipólito Mejía, Amadino Hernández, el ministro Administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta, el de la Presidencia, Gustavo Montalvo, el de Interior y Policía, José Ramón Fadul; de Obras Públicas, Gonzalo Castillo, entre otros. Son personas que han valorado mi lucha a favor de la juventud y del deporte en el país”.

“En estos 52 años estoy satisfecho con mi labor”

“He pasado muchas cosas buenas y muchas más malas, como cuando a uno se le ponía la cosa difícil, y no podía conseguir uniformes, pero todo con la valentía lo pude lograr. A través de mi amigo Cuqui Córdova, se me abrieron varias puertas. Pero creo que lo mucho o poco que logré aportar al deporte nacional, fue por mi insistencia. Balaguer decía que yo insistía demasiado. Yo siempre iba de noche para ver al presidente, porque conseguir algo de él en esa época era muy importante. En estos 52 años estoy satisfecho y contento, si volviera a nacer, volvería a ser dirigente deportivo. Tenemos 46 equipos, divididos por edades y clases. En su mayoría son niños, a los que siempre les recomiendo que sean buenos estudiantes. La gente me ha respaldado, por eso me consideran uno de los dirigentes deportivos más reconocidos en el Gran Santo Domingo, por mi dedicación. Una vez tuve la oportunidad de viajar a Panamá, cuando eso Matos Ríos mandó un avión a República Dominicana, a buscar a nuestros dos equipos de jóvenes. Eso pasó en el 1973. Fuimos porque, además, se inauguraría un estadio. Después de eso, fuimos a diferentes provincias de ese país a jugar béisbol, invitados por el presidente Demetrio Basilio Lakas Bahas. Esto fue un gran paso para nosotros. Ese tipo de acción deben imitarla aquí, pero también ayudar más a los dirigentes deportivos. Las autoridades del país miran solamente los jugadores y los triunfos que traen al país, o cuando son premiados fuera, pero no les dan créditos a los que estamos detrás de ellos o a los que estuvimos desde el principio de sus carreras. Los jugadores profesionales tienen mucho que agradecernos, porque les dimos la oportunidad, los formamos”.

Hijos
“No todos mis hijos están ligados al béisbol. Solamente tres están conmigo en esto. Los demás hacen su vida independiente, pero siempre mantenemos el contacto, son lo más importante para mí”.

Sueño
“No me arrepiento de haberme ido muchas veces de las construcciones a las que me llevaba mi papá cuando era niño. Siempre pensé que no estaba en el lugar correcto, porque no me sentía bien”.

Adolescencia
Mi papá quería que yo fuera albañil, por eso me llevaba a las construcciones que hacía para que yo le ayudara con las mezclas”.

Inicios
Comenzar no fue nada fácil. Tuvimos demasiadas precariedades, pero aun así siempre nos enfocamos en dar lo mejor de nosotros”.

Dificultades
Teníamos bates remendados y uniformes rotos. Era muy lamentable, pero seguía, porque el béisbol es mi mayor pasión”.

Éxito
La disciplina, el respeto, y la dedicación es lo que hace la diferencia tanto en el deporte como en cualquier otra cosa en esta vida”.