¡Cambios que valen!

Escucho decir a quienes hablan de cambios que “no se tiene miedo a comenzar de nuevo, más bien a ser engañado nuevamente”, temen que ocurra lo mismo, no tanto a perder cosas como a vivir el doloroso malestar del corazón roto, y mientras más fuerte fue más cuesta arriesgarse. Pero nada será igual si sacas el pesimismo y a seguidas le das lugar a Dios, si verdaderamente lo incluyes, no sólo buscando su bendición, también su opinión. Aquel que dijo que nos lleva” de triunfo en triunfo” sabe cómo mantenernos lejos del abismo. El bien y la misericordia te seguirán día tras día si entiendes que Dios no es una opción o una simple compañía o si en lugar de usarlo como amuleto decides amarle, creerle y aceptarle por completo!

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorGary Sánchez da un cuadrangular de 460 pies
Noticia siguienteAportes de Bosch a la integración regional (1)