¡Cambios que valen!

Escucho decir a quienes hablan de cambios que “no se tiene miedo a comenzar de nuevo, más bien a ser engañado nuevamente”, temen que ocurra lo mismo, no tanto a perder cosas como a vivir el doloroso malestar del corazón roto, y mientras más fuerte fue más cuesta arriesgarse. Pero nada será igual si sacas el pesimismo y a seguidas le das lugar a Dios, si verdaderamente lo incluyes, no sólo buscando su bendición, también su opinión. Aquel que dijo que nos lleva” de triunfo en triunfo” sabe cómo mantenernos lejos del abismo. El bien y la misericordia te seguirán día tras día si entiendes que Dios no es una opción o una simple compañía o si en lugar de usarlo como amuleto decides amarle, creerle y aceptarle por completo!

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorGary Sánchez da un cuadrangular de 460 pies
Noticia siguienteAportes de Bosch a la integración regional (1)