“Trabajo como que no he logrado nada”

173
Juan Soto durante una sesión de entrenamientos bajo la supervisión de Emyi Capellán. Danny Polanco
Juan Soto, el talentoso novato de los Nacionales, se prepara desde ahora para la venidera campaña de las GL

Juan Soto sueña en grande, pero siempre hace el esfuerzo por tener los pies sobre la tierra. Por un lado se siente orgulloso de lo alcanzado en la pasada contienda de las Grandes Ligas y por el otro es el primero en reconocer que ahora es que debe esforzarse.

“Siempre trabajo como que no he logrado nada”, dice a elCaribe el prometedor jugador de apenas 20 años de edad, una de las sensaciones en la Liga Nacional durante la vuelta regular anterior con los Nacionales de Washington.

“Confiarse es un peligro y soy de la clase de pelotero que aunque soy joven estoy consciente de que me falta mucho. Tengo que aprovechar mi oportunidad al máximo”, comenta el patrullero que debutó en las Grandes Ligas el 20 de mayo pasado.

En 2018 bateó para .292 con 22 cuadrangulares y 70 remolcadas en 116 partidos, en los que tuvo 494 apariciones y 414 turnos al bate. Por igual disparó 25 dobletes, un porcetaje de embasarse de .406 y otro de slugging de .517.

Agenda de trabajo

Soto puso su nombre junto al de los mejores talentos que con 19 años se han dejado sentir en las Grandes Ligas, entre ellos Mickey Mantle y Ken Griffey Jr.

Por algo está dentro de los tres finalistas para el lauro de Novato del Año del mayor de los circuitos junto al jardinero venezolano Ronald Acuña Jr., de los Bravos de Atlanta, y el lanzador derecho de los Dodgers Los Ángeles, Walker Buehler.

Juan, que se encuentra en Japón con una selección de las Mayores, tiene una agenda de trabajo bien definida en estos meses previos al inicio del entrenamiento en febrero de 2019.

“Tengo mucho trabajo físico y también tengo claro que los lanzadores vendrán diferentes el año que viene. En Grandes Ligas es así. Si los lanzadores ven que fallaste un picheo, te lo repiten. También debo tomar en cuenta que me lanzarán más rompientes. La competencia es difícil”, expone el muy educado jugador.

El dominicano, que pactó con los Nacionales de Washington por un bono de 1.5 millones de dólares en 2015, pertenece a los Tigres del Licey, que en 2017 lo tomaron como su primera selección el sorteo de novatos de la Liga Dominicana de Béisbol Profesional (Lidom).

Tenía todas las intenciones posibles por ponerse el uniforme azul en esta campaña otoño-invernal, pero sus superiores en Washington le dieron otras instrucciones.

“Hablé con el gerente (Mike Rizzo) varias veces, pero nada. Ellos quieren que descanse lo más que pueda. Quiero jugar, estar en juego con el Licey, pero eso no lo controlo. El que más lo lamenta soy yo”, indica el patrullero.

Le espera una jornada de campaña completa

Juan sabe que uno de sus principales retos para 2019 es buscar la manera de aportar a su equipo la mayor parte de los seis meses de temporada regular que espera jugar. “Tengo que trabajar mucho en mi físico. Eso será clave en estos meses”, dice Soto en un aparte de su entrenamiento en el gimnasio Kakata, ubicado en Villa Juana, bajo la supervisión de su entrenador personal, Emyi Capellán. “Ahora se le exigirá más y por eso hay que hacer más rutinas de resistencia”, señala el veterano Capellán, a quien Soto le agradece bastante. “Él ha sido clave en mi carrera. Me ha ayudado mucho”, dice Juan.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorAsonahores dice metas necesitan más inversiones
Noticia siguientePide revisar a fondo proyecto de Ley Territorial