¡Más que especial!

Puedo comprender cuán difícil es aceptar la amorosa gracia de Dios; humanamente hacemos tanto esfuerzo sin siquiera rozar el tope anhelado. Ver el premio soñado en manos ajenas pudiera ser el detonante para aceptar el tentador mensaje del enemigo: “Para qué tanto esfuerzo?”, “si no ves la oportunidad fábricarla y si la tienes, aprovéchala”, pero te diré que la gracia es ese regalo inmerecido, mayor a tus expectativas con el que Dios te sorprende por todo lo alto, porque el amor se goza con tu bienestar, provoca tu paz y tu felicidad, es lo que hace de tu esencia el mejor perfume para quienes te rodean. Su amorosa gracia te califica, más que especial te hace exquisito, más que noble, te hace bondadoso y más que fuerte te hace vencedor.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorCómo guardar la decoración navideña
Noticia siguienteTorneo LDF arrancará el 30 de marzo con 12 clubes