Un cuento de Caperucita

309

Los variados productos de este poderoso sector empresarial se venden en unos 50 mil establecimientos en todo el país, cada uno con por lo menos tres empleados (incluyendo un “delívery”). Su derrama económica directa llega, además, a centenares o miles de protectores: policías, soldados, políticos y funcionarios de toda categoría. Impacta, con grandes inversiones, los sectores inmobiliario, automotriz, comercial, hotelero, transportista y gastronómico. El capital que mueve en los bancos, en pesos y dólares, es sencillamente incalculable…¿Qué van a acabar con el negocio de las drogas?… (Mejor que nos hagan uno de Caperucita).

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anterior“Más que amigos, somos hermanos que compartimos el sueño de ser grandes peloteros”
Noticia siguienteEl progreso en las provincias: cuáles y por qué