“Un Despertar entre Dos Vidas”, un homenaje a la impunidad, injusticia y corrupción

“Un Despertar entre Dos Vidas es una novela de corta argumentación y de diagramación desahogada, entendemos que la población dominicana no está leyendo, ensimismada en las redes sociales y el internet”, Carlos Ureña Bravo.

Santo Domingo.- Autor de las obras literarias, “La Fábrica” y “Una autobiografía no autorizada”, Carlos Ureña Bravo, docente y contador de profesión, puso a circular su tercera novela titulada “Un Despertar entre Dos Vidas”, donde magistralmente, Isaac, personaje central enarbola una disyuntiva entre los valores morales y éticos humanos resultado de infortunios memorables.

Entre los elementos que conjuga el escritor resaltan la impunidad, delincuencia e injusticia, a su juicio un exhaustivo diagnostico que emanó de la realidad narrada por un estudiante, de donde se inspira para crear la novedosa historia que plantea la permeabilidad del sistema judicial contemporáneo, sus actores y la vulnerabilidad del que carece de voz.

“Desde 2015 empecé este proyecto. A penas con tres años escribiendo sentí la necesidad de contar una serie de sucesos interrelacionados entre la vida y la muerte. Esta obra trata de una persona privada de libertad y consigue una negociación con la Procuraduría y decide narrar los acontecimientos a un periodista, quien en lo adelante dará ayuda”, comentó Ureña Bravo, quien estuvo acompañado de amigos, familiares y lectores.

En una alianza estratégica de Editorial Santuario y el Forum Pedro Mir, de Librería Casa Cuesta; su presidente, Isael Pérez; advirtió que en la pluma e ideario creativo del docente, se aproxima un grandioso productor bibliográfico que calificó de entusiasta, esforzado y a  quien el desvelo y la pasión les fueron inspiración para despertar con su nueva edición literaria.

“Santuario nos brinda algunas oportunidades que nos compromete como la Tertulia Literaria de los jueves a partir de las 6:30 de la noche donde los autores presentamos nuestras obras, compartir técnicas, realizamos críticas y las facilidades de impresión”, admitió Bravo, un padre de familia comprometido con los valores humanos y a quien una década de dolencia no ha apalastrado sus sueños y voluntad de contribuir con la cultura y educación.

Sin importar los embates y secuelas del padecimiento de Parkinson, el autor, de 61 años de edad y oriundo de Guzmancito, Puerto Plata, expone como el bandidaje se apodera de las autoridades y personas con funciones en las cúpulas de poder, “el protagonista se juró una venganza en honor a un mejor amigo, quien sin pensarlo en la comisión de tantos actos delictivos se convirtió en delincuente”.

Siendo profesor de adultos no solo acumuló conocimientos y aprendizajes con sus alumnos, también enriqueció su vocación creativa con las anécdotas y vivencias del propio contexto educativo, haciendo suyas cada lucha, historia o desafío que involucraba la conducta humana, el pensamiento crítico, las preocupaciones y la aspiracionalidad de cada estudiante. Y es que en sectores como Gualey, no fluyen las oportunidades, hay que provocarlas.

“Un Despertar entre Dos Vidas es una novela de corta argumentación y de diagramación desahogada, entendemos que la población dominicana no está leyendo, ensimismada en las redes sociales y el internet”, quien aseguró que para ser buen escritor hay que leer, pensar, indagar y poseer un poco de vuelo imaginario.

Con una trama presentada en 111 paginas, cargada de secuestro, penurias y linchamiento como consecuencias de tomar la justicia en las propias manos, es un llamado a los que se inclinan en la Ley del Talión “ojo por ojo, diente por diente”, como lo especificaba el código de Hammurabi, “Un Despertar entre Dos Vidas” es un homenaje a moralética del ser humano, “siempre he tenido la locura del poeta”.

También la miseria, la irresponsabilidad e injusticia son antivalores que deprimen al alfabetizador y educador comunitario, afirmando que emanan de los padres y las familias, y de los políticos dominicanos, “en materia de educación se están haciendo esfuerzos pero no son suficientes para enderezar el sistema educativo dominicano. Hay que trabajar con las familias porque es un punto neurálgico y existen muchas descompuestas, sin funcionalidad.

Con vasta experiencia en proyectos de desarrollo comunitario donde tuvo chance para escribir algunos manuales educativos y de procedimiento, valoró la impunidad y delincuencia como un arrastre hacia los barrios y jóvenes que habitan en zonas vulnerables y de recursos limitados, la inclusión de los industriales, también la delincuencia de los funcionarios públicos y de manera engañosa se convirtió en cultura.

Sobre la corrupción, dijo que en la actualidad acapara todos los niveles, “es necesario que los jóvenes lean, se informen de todo lo que aconteció y acontece, por la memoria histórica, no se preocupan por cultivarse solo por adquirir ropa y celulares de marca”, confesó quien puso a circular por primera vez una obra de su autoría, además de adelantarnos que recientemente escribe su cuarta historia enfilada en el tema de la Vejez y la Tercera Edad, “o última edad”, entre carcajadas.

“Esta última obra me sirve de reflexión. Porque la vejez aborda la soledad, la invisibilidad y su problemática”, advirtiendo que no la publicará y como una selecta reserva del vino, la mantendrá en añejamiento, para luego herver sobre ella, con bravura y emoción al enterarse que será llevada a las ferias de Nueva York y Miami.

A la puesta en circulación asistieron su esposa, Miguelina Cabrera de Ureña; sus hijos (Ianny Ureña y Ludwig Ureña), en camaradería con su nieta Isabela. Además, Ebert Gómez, presentación de la obra; el editor, Odilius Vlak; e Isael Pérez de Santuario quien avanzó que “Un Despertar entre Dos Vidas” será expuesta en la Feria Internacional del Libro Santo Domingo 2019, como país invitado Puerto Rico, a celebrarse en Las Damas de Ciudad Colonial.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorConfeso asesino del niño en La Isabelita era de confianza de su madre
Noticia siguienteRD precisa políticas públicas congruentes sobre los servicios de telecomunicaciones