ADP convoca para el próximo jueves a jornada nacional de “brazos caídos”

780

La Asociación Dominicana de Profesores (ADP), convocó para el próximo jueves 28 del presente mes a una jornada nacional de “brazos caídos” en todos los centros educativos del país en protesta por la falta de cumplimiento de los acuerdos previstos hace más de dos años con el Ministerio de Educación.

“Ya llegamos al límite de espera permitido y a partir de ahora responderemos con otros métodos” indicó la presidenta de la ADP, Xiomara Guante.

La entidad advirtió que de no cumplir con los retrasos acumulados de la evaluación de desempeño, realizarán una gran concentración nacional de docentes afectados el viernes 1 de marzo frente a la sede del Ministerio de Educación.

Mientras, el viernes 6 de marzo se reunirá el  Pleno Nacional de Dirigentes, donde anunciarán  un gran plan nacional de demanda y  movilización.

El Comité Ejecutivo Nacional y el magisterio dijo que han tenido “la paciencia de Job, en aras de garantizar la paz escolar,  por ello han esperado el cumplimiento de los compromisos que contrajo  el Ministerio de Educación”.

Los maestros afirmaron que de los 21 puntos acordados, solo se ha cumplido uno, acumulando así veinte compromisos pendientes y otros no menos importantes que se han generado desde entonces.

Criticó las condiciones en que se desarrolla  la Jornada Escolar Extendida, las limitaciones sanitarias en la mayoría de los centros educativos y la carencia de recursos.

A su vez, calificaron de dilatada y traumática el proceso de evaluación del  desempeño docente  y los incentivos derivados de ella, así como la  promesa del pago de retroactivo a más de 17 mil  docentes en todo el país.

La ADP responsabilizó al ministerio de Educación,  de la perturbación de la escuela por sus incumplimientos reiterados.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorEE.UU. acusa a dos hijos del Chapo Guzmán de cargos de narcotráfico
Noticia siguienteUn iceberg dos veces más grande que Nueva York está a punto de desprenderse en la Antártida