El Seibo: destino ecoturístico con potencial agroindustrial

Compartir
Miches es un polo turístico con el potencial de convertirse en uno de los más importantes del Este.
En El Seibo se cultiva el 13.4% del total de cacao sembrado en el país y el 11.3% del total de caña; ambos cultivos ocupan la mitad del territorio de la provincia

La provincia de El Seibo pertenece a la región Este, junto a las provincias La Altagracia, La Romana, San Pedro de Macorís y Hato Mayor. Posee dos municipios; Santa Cruz del Seibo (municipio cabecera) y Miches, comprendidos en una superficie de 1,775.29 kilómetros cuadrados en donde existe una densidad poblacional de 50.3 habitantes por kilómetros cuadrados.

La economía de esta provincia es de base agraria y ganadera, con diferentes recursos, potencialidades y, desafortunadamente, desafíos en los diferentes municipios y distritos que la conforman.

En el municipio de Santa Cruz del Seibo, las tres actividades productivas principales son la ganadería tradicional (producción de leche y carne), explotada por pequeños ganaderos; el cultivo de cacao, y el cultivo y cosecha de caña de azúcar.

En Miches, las principales actividades económicas son el cultivo de arroz, el cual arroja muy bajos rendimientos por problemas de salinización de las tierras y escasa preparación del terreno, y en menor medida, la cosecha de coco y la pesca en el mar y en lagunas. Existe un número reducido de emprendimientos turísticos que aprovechan las riquezas naturales de la zona.

De acuerdo con un estudio del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la provincia no pudo adaptarse y reorientar su actividad económica durante el cambio producido en el modelo productivo dominicano que se vio a partir de la caída en la demanda mundial por los productos agrícolas tradicionalmente exportados por República Dominicana.

La falta de actividades productivas en base al nuevo modelo de desarrollo en los sectores de agroindustrias, zonas francas y turismo ha resultado en un empobrecimiento de la población, la cual sobrevive complementando los bajos ingresos que arrojan las actividades productivas con ingreso de remesas, empleos del sector público y economía de subsistencia.

Según un informe del Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo, a pesar del rezago de su estructura productiva y de la pobreza a la que ha conducido, ocupando uno de los primeros puestos de Desarrollo Humano Bajo en el país, el municipio de Santa Cruz del Seibo posee un gran potencial económico, notablemente en sus costas y valles donde se podría desarrollar, a partir de éstas, un modelo turístico sustentable, especialmente en base a las riquezas naturales del municipio de Miches y del corredor ecológico entre El Seibo y Miches.

El alcalde de Santa Cruz del Seibo, Reinaldo Valera, considera que el crecimiento de la provincia depende “en gran medida” del desarrollo de Miches como centro turístico. “La principal limitación para lograr este impulso se encuentra en el mal estado de las carreteras de acceso a la zona, las cuales dificultan el desarrollo de actividades relacionadas con el turismo. Además de los pocos recursos que recibimos para desarrollar programas que incentiven el empleo a través de la creación de pequeñas empresas, sumado a la poca inversión en la provincia”, dijo.

La provincia tiene el potencial de ser uno de los puntos agroindustrias más activos de la región Este, probabilidad considerada inclusive por las Naciones Unidas al elegirla como provincia piloto en el país para implementar los entonces Objetivos del Milenio. Infortunadamente, no pasó las pruebas, esencialmente por los desafíos que señaló Valera, así como otros que se fueron incrementando con el tiempo, como el nivel de pobreza, acceso a servicios de agua potable, salud y educación.

Actualmente el 55.2% de los suelos de El Seibo está cultivado principalmente de caña de azúcar (29% de la provincia) y cacao (19%), y en menor medida de agricultura mixta (5%). El resto de los cultivos, como coco, arroz, palma y café, representan sólo un 2.3% del total. El 16.1% de la tierra tiene pasto, el cual permite la explotación de la ganadería y la cría de otros animales, de acuerdo con datos obtenidos de la Subsecretaría de Educación e Información Ambiental (SEMARN) del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

El 28.6% del territorio tiene vegetación natural como bosques, matorrales, manglares, humedales, etcétera, que no permitirían ningún tipo de uso agrícola o ganadero. Comparando el uso de la tierra con la clasificación según su capacidad productiva, Medio Ambiente apunta que aunque la provincia no dispone de buenos suelos para el cultivo (sólo un 9%), el territorio ha sido explotado en gran medida con prácticas intensivas y manejo de riego para poder expandir la productividad natural de la tierra y poder cultivar un 55% del territorio.

En El Seibo, donde habitan más de 112 mil personas, se cultiva el 13.4% del total de cacao cultivado en el país y el 11.3% del total de caña, y ambos cultivos ocupan la mitad del territorio de la provincia. También son importantes la disponibilidad de pasto (7.4%), coco (6.5%) y palma africana (3.9%), los cuales tienen una porción importante en el total nacional.

El titular del Departamento de Planificación de la Alcaldía del Seibo, Rafael Rubirosa, informó que desde esa entidad se están haciendo los esfuerzos para mejorar en varios aspectos la situación de la provincia. Uno de ellos, fue el acuerdo entre la Alcaldía, el PNUD, y la Vicepresidencia de la República, para la creación de escuelas de idiomas y tecnología. “Los idiomas lo hemos elegido porque en Miches próximamente se estará inaugurando una cadena hotelera con más de 400 habitaciones, pero nos topamos con el reto de que los dueños dicen que no pueden contratar a seibanos por la poca cualificación, por eso vamos a dar idiomas enfocado en lo laboral. La tecnología es porque es la formación del futuro, lo que está cambiando la forma de hacer negocios y desarrollar países”, dijo Rubirosa. “Sabemos que como provincia tenemos muchas problemáticas, pero creemos que si las instituciones correspondientes nos ayudan a crecer, podremos reavivar nuestro potencial agroindustrial y turístico”, manifestó el alcalde Valera, al tiempo que valoró que “desde el gobierno local nos hemos esforzado por cumplir con nuestro papel, pero hace falta más”.

Historia

La historia de El Seibo se remonta a la época precolombina, durante la cual el territorio que hoy conforma la provincia pertenecía al cacicazgo de Higüey. El Seibo fue convertido en provincia por medio de la Constitución del 6 de noviembre de 1845. Posteriormente, a través de la ley no. 40 de la administración provincial de 9 de junio de 1845, se le asignaron como jurisdicciones las comunidades del Seibo, Higüey, Hato Mayor y Samaná.

En 1881, El Seibo fue el escenario de la batalla del Cabao, nombre de la loma de un paraje en El Seibo, y en la que Ulises Heureaux vence a Cesáreo Guillermo, quien había asumido la presidencia en varias ocasiones, según registros históricos.

Destinos

El Seibo es reconocido por el ecoturismo. Desde las montañas de esta provincia se observan los saltos de agua más espectaculares del país, pese a que estos atractivos son desconocidos por la generalidad de sus habitantes. Los turistas visitan con mayor frecuencia los saltos La Jalda, Cocuyo, Jayán, Camarón, Llovedera, Salto Grande, La Cueva, El Jobo, Yagrumo y otros, que representan una reserva de fauna y flora.

Algunos de los puntos más visitados de la provincia son el Salto Grande (o Cascada Blanca) y la Montaña Redonda.

En plena ciudad también es muy visitada la Basílica de la Santísima Cruz, un edificio colonial junto a los parques Duarte y Eugenio Miches, que data del año 1556, aunque se terminó en 1878.

Reto en Miches
La principal limitación para lograr este impulso se encuentra en el mal estado de las carreteras de acceso”.

Esfuerzo
Desde el gobierno local nos hemos esforzado por cumplir con nuestro papel, pero notamos que hace falta más”.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorDe viernes a viernes
Noticia siguienteEl malecón se prepara para su Desfile Nacional del Carnaval