El gran dilema

103

Asistimos, conscientes o no, al preludio de cerrar un ciclo histórico-político-electoral de gravitación nacional. Pues así como Bosch, Balaguer y Peña-Gómez, hegemonizaron el liderazgo nacional, en primera fase, a través de un bipartidismo (PRSC-PRD), que, luego -desde 1986-, el PLD bifurcó-melló hasta hacerse hegemónico -al pactar en 1996 el Frente Patriótico- y terminar haciendo la mejor transición-relevo de los grandes liderazgos nacionales, prácticamente, en dos de sus líderes: Leonel Fernández y Danilo Medina

Sin embargo, hay que hacer una salvedad fáctica-metodológica: mientras que, de 1961 al 1996, el liderazgo nacional se centró en tres liderazgos –Balaguer, Bosch y Peña-Gómez- y dos fuerzas políticas (PRSC-PRD), el de Danilo Medina y Leonel Fernández contiene, como característica distintiva, lo que he llamado una “curiosa atipicidad” al generarse y construirse en un mismo partido político: el PLD.

Tal fenómeno -sociopolítico-electoral-, aunque con especificidades distintas –de tiempo y espectro político-ideológico-, ya se dio en la sociedad dominicana: Balaguer-Augusto Lora, Bosch-Peña-Gómez, Peña-Gómez-Jacobo Majluta, De Camps-Hipólito.
Lógicamente, ninguno de esos casos –Augusto Lora-Peña-Gómez-De Camps- alcanzaron el poder ni pudieron heredar o encarnar fuerzas sociales –y fácticas- de apoyo o liderazgo de largo sustento, excepción Peña-Gómez.

Ya desde otro ángulo académico, un joven sociólogo me decía hace poco: “El gran dilema de la sociedad dominicana de hoy, es, si cerramos, este ciclo -histórico-político- que empezó en 1996, con Danilo Medina en el 2024; o lo prolongamos más allá con Leonel Fernández”. Tal sentencia, casi me obligó a preguntarle: ¿que qué pensaba o prefería él? Y, a boca de jarro, me ripostó: cerrar en el 2024, y que ya dijera la dinámica del proceso sociopolítico si más PLD –algo que él puso en duda-, oposición o un outsider… No obstante, yo no veo la situación tan de cierre, como la ve el joven amigo profesional; y más bien, me inclino por una apuesta inteligente -política-programática-estratégica- en el PLD (sin descartar ninguna opción). Lógicamente, no soy, dentro del PLD, ningún independiente –pero, ¿quién lo es?-
Eso sí, cobra suma pertinencia lo que hace poco dijo el miembro del Comité Político, Francisco Javier García: que toca a los peledeístas “No hablar mal del camello” -que es el partido-, y agregaría yo, ni del Gobierno. Y menos si se trata del que más se ha enfocado, de este principio de siglo XXI -!y cuidado, si mucho más atrás!-, en la agenda social -histórica acumulada- y en cambiarle, favorablemente, el rostro a la gente. Esa tarea –la de “…hablar mal del camello” y del Gobierno-, si la quisieran emprender, deberá o debería ser obra de la oposición política-mediática-electoral al PLD. Pero ¡jamás!, de ningún peledeísta llámese ortodoxo, izquierdista, eclético, precandidato o vocero-kamikaze incendiario.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorEl fantasma de la reelección
Noticia siguienteProducen un café que se endulza con su propia miel