Sequía de títulos ataca al boxeo dominicano

Caludio Marrero perdió el cetro el 15 de septiembre de 2017 ante Jesús Rojas.
Claudio Marrero fue el último en ganar una corona al derrotar al peruano Carlos Zambrano en abril de 2017

El tiempo avanza… ¡y el boxeo profesional de República Dominicana se observa estancado! Pero, ¿por qué estacando?, preguntan los más capacitados analistas locales. Hace poco más de tres meses elCaribe publicó, bajo la firma de este periodista, que el boxeo dominicano rentable está atacado por una dura crisis.

Una crisis fusionada con una sequía. Se habla de sequía porque desde hace poco más de año y medio el boxeo pagado del país está “huérfano” de campeones mundiales.

Y es que sus púgiles no logran “acariciar” los éxitos logrados en otros tiempos. y se insiste que ha pasado mucho tiempo sin que un peleador local haya conquistado una faja mundial.

No hay -en la actualidad- un solo monarca a nivel universal, contrario a lo que se registraba en otros años cuando el boxeo rentable del país disfrutaba, al mismo tiempo, de tres titulares en diferentes categorías.

Se citan los púgiles dominicanos que llegaron a ser monarcas del mundo. En un tiempo relativamente corto. Javier “El Abejón” Fortuna, Argenis Méndez, Claudio Marrero, Elio -Enai- Rojas, Jhonatan Guzmán y Félix Valera fueron, hasta hace poco, titulares mundiales en diferentes divisiones.

Claudio Marrero, el más reciente monarca criollo, había conquistado el campeonato pluma de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) al derrotar, por nocaut en el primer round, al peruano Carlos Zambrano. Poco más de tres semanas después de adueñarse del cinturón amebeísta de las 126 libras, Marrero, en una entrevista exclusiva para elCaribe, aseguró que “voy a ser un campeón mundial duradero… no como mis otros compatriotas que fueron campeones breves”.

Sin embargo, cuando le llegó la oportunidad de hacer la primera defensa del cinturón pluma, el 15 de septiembre de 2017, sufrió una sorpresiva derrota, por nocaut en el séptimo round, del boricua Jesús Rojas. Marrero, apenas en su primer intento de defender la faja, cayó derrotado, un fracaso que lamentó “amargamente”, según lo dijo el propio peleador.

De su lado, “El Abejón” Fortuna, quien había ganado su segundo cinturón del mundo -antes, el ocho de diciembre de 2012, en Las Vegas, conquistó el campeonato pluma de la AMB -no duró mucho siendo titular ligero junior (130 libras).

“El Abejón” Fortuna, quien ahora trabaja en el peso ligero (135 libras), tiene una importante pelea y si sale airoso, según su apoderado César Mercedes, irá (directo) a combatir por un campeonato mundial.

Mientras que Norberto “Meneíto” Jiménez, un joven boxeador criollo -que se le fue de las manos ganar un campeonato del mundo hace poco más de un año- pronto (¿?) volverá a contender por otra faja. “Meneíto” Jiménez, el 31 de diciembre del 2014, en una pelea por el cetro supermosca (115 libras) empató con el japonés Kohei Kono. El combate fue montado en Tokio, Japón.

Otro peleador de su cuadra, el semipesado Félix Valera, quien ya fue titular de esa división, podría volver a contender por un cinturón del mundo.

Carlos Adames, ¿el más cercano?

Para un segmento de los analistas del país, Carlos Adames, a quien bautizaron con el mote de “Caballo Bronco”, es un futuro campeón del mundo.

Se afirma, incluso, que es en la actualidad un “diamante en bruto”, porque tiene todas las condiciones de conquistar un cinturón del mundo.

Caballo Bronco, quien pelea en la categoría superwelter (154 libras), se mantiene invicto -16 victorias, sin fracasos y ha noqueado a 13 enemigos-, se siente optimista y cree que tan pronto tenga la oportunidad de contender por una faja del mundo “prometo a mi pueblo que seré campeón”. El 20 de este mes, en el Madison Square Garden de Nueva York, el joven púgil criollo, que apenas tiene 24 años de edad, tendrá un serio compromiso cuando enfrente a Frank Galarza, un capacitado peleador que presenta foja de 22-2 con14 nocauts.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorHacer y encampanar una chichigua: algo más que un pasatiempo
Noticia siguienteHomo Sapiens feliz