¿Qué es la Semana Santa y cómo la viven los cristianos?

135
Hace 2019 años Jesucristo entregó su vida en la cruz por amor y la salvación de la humanidad.
El Jueves Santo Jesucristo instituyó la Eucaristía, en la última cena, y ese día la Iglesia Católica celebra su Misa Crismal para renovar los votos sacerdotales

Para los cristianos, sobre todo los católicos de todo el mundo, la Semana Santa es la conmemoración cada año de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret.

Conocido como Jesús, Cristo o Jesucristo, nacido en la aldea judía de Belén durante el imperio romano, este hombre, criado en la aldea de los Zelotes, en el norte de Galilea, es la figura central del cristianismo y de su existencia hablan todos los historiadores de la antigüedad.

Jesús es el Hijo de Dios y la encarnación del mismo Dios, constituyéndose en el centro de la fe, ya que con su muerte por crucifixión y posterior resurrección en el año 33, bajo el gobierno de Poncio Pilato, redimió al género humano.

La Semana Santa es el período más especial del cristianismo, un tiempo en el que el mundo da inmensas muestras de religiosidad, como las procesiones y las representaciones de la Pasión de Cristo.

Para los cristianos, es un período que debe ser asumido para la meditación y el recogimiento familiar y nunca para los excesos, ya que es acompañar a Jesús con nuestra oración, sacrificios y el arrepentimiento de nuestros pecados.

Triduo Pascual

Uno de los hechos más significativos de la Semana Santa es el Triduo Pascual, tres días muy especiales para Jesús y para la Iglesia.

El Triduo Pascual comienza con el Jueves Santo, que es el día que Jesucristo instituye la Eucaristía, en la última cena, y en recordación la iglesia celebra su Misa Crismal para renovar los votos sacerdotales.

En la tarde del Jueves Santo se celebra la institución de la Eucaristía, que tiene el gesto del lavatorio de los pies, donde Cristo lava los pies de sus discípulos, para que nosotros lo hagamos con los demás. Luego viene la procesión del cuerpo de Cristo hacia el Monumento.

El Viernes Santo no se celebra la Eucaristía, pues la Iglesia está de luto, hay silencio, oración, reflexión, ya que Jesucristo murió a las 3:00 de la tarde, hora en que las parroquias comienzan las procesiones, acompañando a Jesús, y más adelante se celebra la palabra, donde se reza por toda la humanidad, y luego viene la adoración de la cruz, que ya no es un signo de ignominia, sino de redención, pues Cristo le cambió el sentido a la cruz, ya que derramó la sangre por la humanidad, y el cielo se abre para la vida eterna.

El Sábado Santo tiene dos momentos especiales. En la mañana es un momento de silencio, donde acompañamos a Jesús en el sepulcro, y en la noche se celebra la solemne vigilia pascual, la celebración culmen, y es de esa celebración de donde se celebra la Eucaristía los domingos.

En esta vigilia se comienza con el cirio, pues Jesús es la luz del mundo, que nos vino a liberar de la maldad, de la violencia, del odio que hay en la sociedad, y los cristianos esperamos al Cristo Resucitado, para así los que hemos muerto con él resucitar para la vida eterna. Esa noche se enciende la luz del mundo, se canta el himno Gloria, viene la liturgia de la palabra, y se proclama el Evangelio de la Resurrección, pues Jesús ha resucitado de la muerte y ha venido a darnos la paz.

El domingo es día de celebración universal, el días más alegre, porque como dicen los hermanos de Emaús, ¡Jesucristo ha resucitado, y en verdad resucitó!

¿Desde cuándo se celebra?

A principios del siglo IV había en el mundo cristiano había muchas contradicciones sobre cuándo había de celebrarse la Pascua Cristiana o Pascua de Resurrección, con motivo del aniversario de la resurrección de Jesús de Nazaret.

Se sabe que en el concilio de Arlés del año 314 se obligó al mundo cristiano a celebrar la Pascua el mismo día, en esta fecha que habría de ser fijada por el Papa, pero no todas las congregaciones siguieron estos preceptos. Pero en el año 325, durante el Concilio de Nicea I se estableció que la Pascua de Resurrección debía celebrarse cumpliendo las siguientes normas:

1. Que la fiesta de Pascua se celebrara día domingo.

2. Que no coincidiese con la Pascua judía, que se realizaba independientemente del día de la semana, a fin de evitar paralelismos o confusiones entre ambas religiones.

3. Que los cristianos no celebraran la Pascua dos veces en el mismo año.

Sin embargo, siguió habiendo diferencias entre la Iglesia de Roma y la Iglesia de Alejandría, a pesar de que el Concilio de Nicea resolvió que los alejandrinos calcularan las fechas y se las comunicaran a Roma, la cual lo informaba al resto de la cristiandad. Pero en el año 525 Dionisio el Exiguo unificó el cálculo de la pascua cristiana en base al de los alejandrinos.

¿Por qué cambia de fecha cada año?

Los evangelios se refieren a esta celebración en la última cena, cuando Jesús se reúne con sus discípulos para celebrar la fiesta en la que los judíos recordaban su salida de Egipto. Esto es recordado el día 15 del mes de Nisán, que empieza con la primera luna nueva de primavera.

Desde el Concilio de Nicea I la Semana Santa se celebra el primer domingo de luna llena después del equinoccio primaveral (alrededor del 21 de marzo).

Por eso el domingo de Pascua acontece en un paréntesis de 35 días, entre el 22 de marzo y el 25 de abril.

Vivir la Semana Santa es acompañar a Jesús

El Triduo pascual son tres días en que los cristianos vivimos el dolor de María al cargar el cuerpo de su hijo muerto, y en ese cuadro de dolor, de sufrimiento, podemos ver a cada madre que pierde a su hijo, a un hermano, a un ser querido, a un amigo o vecino. Por eso, vivir la Semana Santa es acompañar a Jesús con nuestra oración, sacrificios y el arrepentimiento de nuestros pecados. Asistir al Sacramento de la Penitencia en estos días para morir al pecado y resucitar con Cristo.

Recomendaciones

La familia
Asistir en familia a los oficios y ceremonias porque la vivencia cristiana de estos misterios debe ser comunitaria.

Propósito
La Iglesia recomienda poner algún propósito concreto a seguir para cada uno de los días de la Semana Santa.

Meditación
Meditar sobre el significado para nuestras vidas de cada uno de los días de la Semana Santa.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorDestinos turísticos del Sur se alistan para el período de asueto
Noticia siguienteEl COE, Digesett y Comipol piden cautela en asueto