“En nuestras obras transmitimos la alegría de vivir”

20
Para sus pinturas, el dúo de artistas conversa y debate sobre cómo llevar a cabo cada aspecto de su obra.

Dea Gómez y Diego Omil conforman el dúo de artistas plásticos “Los Bravú”, quienes luego de culminar sus estudios en Bellas Artes en la Real Academia de España, están creando obras de arte utilizando una serie de cánones “para contar historias de nuestro tiempo. Es una fusión natural del amor por la pintura clásica y nuestro día a día, con énfasis especial por entornos naturales y rurales”. En su visita al país para cursar una residencia artística, presentaron en la galería de Lyle O. Reitzel, la exposición “E’to Tiguere Tan Bien Chivo”. Comentaron que, durante su estadía en el país, se dedicaron a conocer artistas dominicanos y apreciar el interés que existe por el arte y la cultura, considerando “muy llamativa la calidad de las obras dominicanas. “Aquí hemos descubierto una red amplia de personas que nos han acogido de forma muy amable y calurosa”, dijeron los artistas.

Cómo surge el nombre “Los Bravú”?
Los Bravú viene del gallego, palabra que está relacionada con los animales y su olor. Su horizonte es trabajar desde lo análogo, más con las manos y menos con las nuevas tecnologías. En nuestras obras transmitimos la alegría de vivir, el entorno, las nuevas tecnologías, dentro del mundo rural, las generaciones actuales, entre otros aspectos.

¿Cómo se desarrolla la dualidad entre ambos al pintar sus obras?
Ponemos en común todas las ideas, conversamos y debatimos sobre cómo llevar a cabo cada aspecto de la obra.

¿Cuál obra de arte marcó un antes y un después en sus carreras, qué representa?
En Arezzo visitamos los murales sobre la “Leggenda della Vera Croce” de Piero de la Francesca, se nos pasó el día admirando cada uno de sus detalles. Ese fue un momento importante para el tipo de obra que hacemos hoy en día.

¿Cuáles artistas han servido de inspiración para ustedes?
El arte italiano de los siglos XV y XVI, como Vittore Carpaccio o Pinturicchio. Más reciente es obligatorio nombrar a personas como David Hockney y Kerry James Marshall.

¿Qué les motivó a crear obras de arte que van desde cómics experimentales, formatos con aires renacentistas, costumbristas y constantes referencias a las nuevas tecnologías?
Nos interesa reflexionar, a través del arte sobre asuntos y problemáticas de la sociedad contemporánea, mientras jugamos estudiando y experimentando con distintas disciplinas.

Cuál es la técnica que utilizan para sus trabajos?
Pintamos sobre papel canson montval de gran formato. Para los retratos un tipo de papel Arches con mucho gramaje, esos papeles aguantan mucho trabajo, tanto capas de pintura espesa como aguadas. Para la pintura elegimos un tipo acrílico vinílico que es mate, con los que tratamos de alcanzar una paleta amplia de colores vivos. En nuestro caso particular, ponemos especial interés en trabajar con el aspecto formal de la obra, las técnicas analógicas parecen necesarias en cuanto nos mantienen unidos con el bagaje y el conocimiento acumulado durante siglos, que deben ser apreciados y tenidos en cuenta en la pintura contemporánea.

¿Cómo encuentran el balance entre las técnicas empleadas?
Procuramos explorar los recursos propios de cada disciplina artística, poniendo especial énfasis en aquellos aspectos que más caracterizan a cada técnica.

¿A qué se debe el nombre de su exposición “E´to Tiguere Tan Chivo”?
Buscábamos un título que nos mimetizase con el país. Le preguntamos a nuestro galerista Lyle O. Reitzel por expresiones propias de la jerga, y después de una cena entre risas, surgió el título. Fue todo un desafío para nosotros, porque por primera vez salimos a exponer nuestras obras fuera de Europa, no nos hemos limitado a meter en la maleta trabajos producidos allá, si no que hemos estado trabajando sobre el terreno en República Dominicana, entrando en contacto y relacionándonos.

¿Cómo ha sido sus experiencias en el país?
Además de disfrutar de la exuberante naturaleza y la luz de la isla, es muy importante el contacto con la gente, descubriendo el carácter y las curiosidades de la isla. Nos hemos quedado enganchados y volveremos a trabajar en más ocasiones.

¿Qué les motiva para seguir trabajando?
Nos motiva la aceptación tan positiva del público, las oportunidades para trabajar que nos brindan distintos agentes culturales, como coleccionistas, galerías o museos. Pero sobre todo, la felicidad que sentimos delante de un cuadro. Desde el comienzo hemos sentido la aceptación y el calor del público, pese a ello parece que al día de hoy uno es “joven artista” toda su vida, eso hace que nos veamos con la responsabilidad de redoblar el esfuerzo para ser apreciados con la madurez que aspiramos. Esperamos que al menos se aprecie nuestra devoción por el arte. Por encima de todo, la alegría de vivir. Luego nos interesa hacer cierto trabajo de carácter antropológico sobre las sociedades actuales, con especial gusto por un costumbrismo
intimista.

Deseo
Nos interesa hacer cierto trabajo de carácter antropológico sobre las sociedades actuales, con especial gusto por un costumbrismo intimista”.

Investigación
Procuramos explorar los recursos propios de cada disciplina artística, poniendo especial énfasis en los aspectos que más caracterizan a cada técnica”.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorUlises Francisco Espaillat (1-5)
Noticia siguienteFernándo Villalona