Educación laica ¿una solución al sistema patriarcal?

185

La Ley de Educación en República Dominicana (Ley 66-97), estipula que el sistema educativo del país se fundamenta en los valores cristianos y en “el Evangelio”. El hecho de que la doctrina religiosa sea el fundamento de los valores educativos, indica que el desarrollo cultural y educativo de la República Dominicana se sustenta en la religión cristiana.

Por tradición, lo religioso ha influido en el pensamiento, las conductas y actitudes de los dominicanos y dominicanas. Aunque nuestra postura es de tolerancia y respeto a la libertad de culto, consideramos que la doctrina religiosa debe permanecer alejada del sistema educativo. La doctrina judeocristiana infiere en su narrativa la superioridad del hombre sobre la mujer y propicia una serie de estereotipos y roles que fomentan la desigualdad de género. Si analizamos varios fragmentos de la Biblia encontramos argumentos que han apoyado la configuración social de un sistema patriarcal. La metáfora de la creación del hombre y la mujer (Génesis 2:18, 20-22), la desobediencia y caída del hombre (Génesis 3:6,12,16) y el papel de la mujer en las congregaciones cristianas del siglo I d. C. (Efesios 5:22-24) sugieren que la mujer debe ser dependiente del hombre.

Vemos que fue la conducta de la mujer la principal responsable del sufrimiento de la humanidad y que ella es fuente constante de tentación y pecado. En el libro sagrado, la creación de la mujer fue hecha a partir de la costilla del hombre, lenguaje metafórico que a lo largo de los siglos ha justificado la sujeción y el sometimiento de lo femenino a lo masculino.

Este patriarcado inherente va influyendo en las mentalidades de la comunidad educativa y va a determinar sus principios. Es probable que este pensamiento religioso haya sido una fuente ideológica que ha nutrido la constante desigualdad entre géneros que percibimos cotidianamente en la cultura dominicana. Consideramos necesario promover una educación laica, cuyos valores pedagógicos estén enfocados en fomentar tanto la tolerancia religiosa como la igualdad entre los géneros.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorSangre nueva al CDP
Noticia siguienteCambio climático, sequía y represas