La incertidumbre cubre el panorama a un año de elecciones

282
La JCE se enfrenta a varios retos con un proceso en el que se estrenan varias normas, y algunas de ellas son cuestionadas.

La crisis política que amenaza al PLD por el tema de la reelección y la inseguridad sobre ley partidos y electoral

El próximo viernes 17 faltará exactamente un año para las elecciones presidenciales y congresuales de mayo del 2020 y el panorama está cubierto de incertidumbre por los conflictos en los partidos políticos, especialmente el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), mientras que el montaje de las elecciones está impactado por las ambigüedades, contradicciones y recursos de inconstitucionalidad de las leyes de partidos y electoral.

La JCE está sometida a fuertes críticas por parte de los partidos políticos y diferencias internas, por su decisión de eliminar el voto de arrastre en 26 provincias y mantenerlo en seis demarcaciones. La decisión del organismo generó el rechazo de los partidos y de la sociedad civil a lo que se sumó el voto disidente del miembro del organismo, Roberto Saladín.

En tanto, el Partido Revolucionario Moderno (PRM) advirtió que irá al Tribunal Constitucional para atacar la decisión, mientras que el dirigente de la Fuerza Nacional Progresista (FNP), Vinicio (Vinicito) Castillo, dijo que esta semana someterá un recurso ante el Tribunal Superior Electoral contra la resolución del órgano electoral.

Varios legisladores han admitido que la situación se ha generado por la ambigüedad en la Ley 15-19, que elimina el arrastre en algunos artículos y en otros lo mantiene, por lo que proponen que la legislación vuelva al Congreso para corregir las incongruencias.

Ese no es el único tema que presiona a la JCE de cara al proceso electoral del 2020, también tiene pendiente definir el voto automatizado que aunque los partidos han dado el visto bueno, su uso definitivo en las elecciones aún está por verse. En tanto, han empezado los cuestionamientos a la empresa que ganó la licitación para suplir los equipos por un monto de 20 millones de dólares.

Igualmente, la JCE tiene el reto de organizar primarias simultáneas abiertas y cerradas a los partidos políticos el de 6 de octubre y todavía tiene que definir la diferencia entre peledeístas relativa al padrón. El órgano electoral también podría verse afectado para el proceso organizativo de las elecciones y las primarias, por los cambios que podría introducir a las leyes de Partidos y del régimen electoral, los recursos de inconstitucionalidad que han sido sometidos ante el Tribunal Constitucional y que están en estado de fallo.

PRM sin ruidos y el PLD con amenazas de división
Esta noche, el Comité Político del PLD se reunirá con el tema de la modificación de la Constitución para la reelección de Medina como amenaza de división. El miembro de ese organismo y ministro de Administración Pública, Ramón Ventura Camejo, tendría el encargo de llevar el tema al seno de la cúpula peledeísta lo que ha generado todo tipo de conjeturas sobre los pasos que dará el sector de Leonel Fernández que ha proclamado que “a favor de la Constitución todo, contra la Constitución, nada”.

Temístocles Montás, miembro de ese organismo, ha vaticinado que si se plantea el cambio a la Constitución, el sector de Fernández dividirá de manera formal la organización política.

La sentencia del Tribunal Constitucional que anuló el párrafo tres del artículo 45 del Ley de Partidos Políticos y que sirvió como base para el Comité Central decidir las primarias abiertas, agrega incertidumbre al panorama nebuloso que envuelve al principal partido político del país, pues el fallo ha abierto un debate jurídico de si invalida o no la decisión del Comité Central.

En ese encuentro el Comité Central condicionó la aprobación de las primarias a que se haga una modificación estatutaria. Mientras el PLD está al borde de la división por la lucha de poder entre Leonel y Danilo, el Partido Revolucionario Moderno (PRM), el principal de oposición, luce que lleva en paz su proceso de convención interna y trabaja a todo vapor para tener listo al 2 de junio el padrón para la selección de los candidatos a cargos de elección popular en la convención del seis de octubre.

En tanto, el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) lucha por salir adelante luego de la sentencia del Tribunal Superior Electoral (TSE) que anuló la convención del 2017. El PRD hizo su convención ayer, pero el secretario general, Tony Peña, tiene dos recursos en la corte electoral contra esas decisiones.

Hay varios casos contra leyes pendientes de fallo

El Tribunal Constitucional tiene pendiente de fallo al menos seis accioners de inconstitucionalidad en contra de la Ley de Partidos que todavía podrían afectar los procesos internos de los partidos y el montaje de las primarias. Entre las acciones pendientes hay un recurso contra el artículo que busca eliminar que se legalice la encuesta como método de elección de candidatos en los partidos. También al artículo 47 sobre la apropiación de fondos para las primarias que establece que deben deducirse de los recursos que reciben los partidos del Estado. Además está pendiente de fallo un acción contra el numeral tres del artículo 49 que exige un tiempo mínimo de militancia en los partidos para poder ostentar candidaturas y el que prohíbe alianzas a los partidos de nuevo reconocimiento. El Constitucional ha anulado 4 disposiciones de la ley 33/18.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorComité Político se reúne en ambiente tenso por reelección
Noticia siguienteEl poder del perdón