Incertidumbre

    Hasta el más frío y tranquilo de los dominicanos percibe que el país político está signado por la incertidumbre. Y esa inquietud no se debe al hecho de que en menos de un año habrá elecciones para renovar las autoridades nacionales, legislativas y municipales.

    Si bien las normas que habrán de regular el desarrollo del proceso plantean nuevos escenarios que impactan el quehacer de los políticos, sobre todo en la conformación de las alianzas, más algunas diferencias algo importantes, la Junta Central Electoral (JCE) sigue siendo garante de que llegaremos a la cita ciudadana según las previsiones.

    Entonces, ¿de dónde viene la incertidumbre, dónde se originan los factores que estimulan la perturbación?

    No hay que ser un analista agudo para ver que hay un “hervidero político” con un epicentro en el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), el mayor responsable de garantizar la gobernanza. Pero el Presidente de la República Danilo Medina, y el presidente del PLD Leonel Fernández protagonizan un enfrentamiento de alto calibre, como si representaran fuerzas antagónicas, y si se prepararan para una batalla final.

    La contradicción se origina en el interés del gobernante por reformar la Constitución para habilitarse políticamente y la resistencia del presidente del partido por evitarlo, para materializar su aspiración de ser el candidato presidencial.

    Esa realidad reduce por momento la República a un vecindario morado, en el cual no se descartan vías de hecho.

    Desafortunadamente, la oposición representada principalmente por el Partido Revolucionario Moderno (PRM), no ha sabido capitalizar de manera adecuada las contradicciones en la cúpula del partido gobernante, y en vez de aparecer a la ofensiva se ve como si estuviera contra la pared, observando una lucha de titanes, pese a las amenazas que se ciernen hacia su integridad.

    Mientras, el país de los dominicanos simples muere de miedo ante la inseguridad por la operación de bandas criminales. Ayer nomás la Policía mató a tres hombres “sorprendidos” mientras intentaban robar una ferretería en Villa Altagracia, en una “guerra” de baja intensidad.

    Pero hay estabilidad de precios. La economía sigue marcando tendencia a un crecimiento moderado. Eso marcha bien. A los empresarios les agrada, pese a la incertidumbre en el futuro inmediato.

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorJuan Marichal lamenta caso de David Ortiz
    Noticia siguienteHay tiempo para reformar la Constitución