¡Don amor!

Decisiones simples tomadas a tiempo se convierten en pasos de sabiduría, un mínimo de sacrificio evita temporadas de frustración. La insensatez, como el desequilibrio, nace de las dudas. Las dudas no tienen futuro, pero sí consecuencias. No vivas por si las dudas. La felicidad es la nube que pasa mientras dudamos, un pasado dudoso no es tan peligroso como un futuro incierto. Sé coherente con quien eres y congruente con quien decidiste ser. Si tus palabras señalan la meta, que tus pasos marquen la ruta. Cuando andamos en congruencia con nosotros mismos quienes no tienen nada que hacer en nuestra vida se alejan solos, los que quieren acompañarte encuentran motivos y quien te ama no los necesita. El amor te hace coherente contigo, bueno con todos y congruente con Dios.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorClub San Lázaro dejó fuera a Los Prados; Mauricio Báez se impuso
Noticia siguienteEl IIBI amplía sus servicios hacia la Isla del Encanto