Víctor Waill deja “huérfana” a la salsa de ahora

Durante su larga trayectoria, Víctor Waill hizo importantes aportes a la música dominicana, especialmente en géneros como la salsa y el merengue.

La música dominicana está de luto por el fallecimiento del productor y arreglistas Víctor Waill, considerado como el “padre y maestro” de muchos cantantes de la salsa dominicana de ahora.

El artista, de 67 años, murió en la mañana de ayer en su residencia del ensanche Luperón. Sus restos son expuestos en la Funeraria Blandino de la avenida Abraham Lincoln, del Distrito Nacional. “Aparentemente fue un infarto o paro”, informó a elCaribe Luis Durán, empleado del salsero, horas después de que Jorge Luis Báez, hermano del merenguero Wilfrido Vargas, alertara a las autoridades al encontrar a Víctor Waill inerte en su cama.

Arropado por la tristeza de perder a su madre (Josefina Pérez Germán, de 83 años de edad) hace varios meses, Víctor Manuel Pérez, nombre de pila de Waill, siempre encontró en la música su más íntima compañía hasta sus últimos días de vida. Su historia profesional inicia en 1974 con la banda “Tino Peña y su combo salsa”, de Baní. En esa época conoció a Wilfrido Vargas, quien descubrió su potencial y de inmediato le propuso entrar a su orquesta “Los Beduinos” y más tarde pasó a formar parte de “La esencia dominicana”, de Sony Ovalles, donde afinó su manera de producir y hacer arreglos musicales.

“Víctor construyó una carrera que no solo lo llevó a conquistar el merengue, ya que demostró ser uno de los cantantes y arreglistas más completos, razón por la cual se le llamó el ‘maestro de la orquestación’, precisamente por su entrega musical con estilos modernos”, expuso el delegado permanente de la República Dominicana ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), José Antoni Rodríguez, quien dijo sentirse “profundamente conmocionado tras recibir la noticia, que sin dudas aflige a la clase artística dominicana, por su larga trayectoria e importantes aportes a nuestra música”.

Aunque no le gustaba que le llamaran “maestro”, por ser una palabra “pretenciosa, muy seria y muy pesada”, Waill se ganó ese título a consideración de muchos de los cantantes locales, quienes encontraron en él un apoyo para dar impulso al movimiento salsero nacional. Cantantes como Michell “El buenón”, Alex Matos, Asdrúbal, Félix Manuel, Revolución Salsera, Yanfourd, Sexappeal, Ruth, Yiyo Sarante y Deivi Jiménez pasaron por las manos del arreglista y productor.

“Creador de la mayoría de mis canciones que muchos conocen, duele tanto saber que has partido, Dios tenga un buen lugar para usted maestro, descanse en paz”, reconoció el joven salsero David Kada al enterarse de la triste noticia.

Incluso, su impronta fue reconocida por la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte), entidad que lo nominó en seis ocasiones a Premios Soberano (antes Casandra), resultando ganador de tres estatuillas en la categoría de orquestador y/o arreglista.
“Lamentamos el fallecimiento de un gran artista y músico que puso su talento a disposición del arte dominicano, quien fuera reconocido en varias ocasiones por esta institución en nuestro galardón”, expresó Emelyn Baldera, presidente de Acroarte, en un comunicado.

Un nombre creado en base a puro talento

También, Waill logró con su voz éxitos como “Soy algo fácil de olvidar”, “Lo voy a dividir”, “Me enamoré como nunca” y “Si te hubiera conocido ayer”. Antes, con Wilfrido popularizó “Charo, charo”, “Cachita”, “Enrique Blanco” (junto a Vicente Pacheco), “Amigos míos me enamoré” y “Sansón batalla”. A Víctor Roque y “La gran Manzana” le orquestó “Mala, mala, mala” y a Fernando Villalona le hizo arreglos para éxitos en merengue, como “Música latina”, “Que lo que” y “María morena”. También a Pochy Familia y su Coco Band hizo la música de “El que llora, llora” y “Ya me olvidó tu nombre”, entre otros. Vivió en Caracas, Venezuela, donde fue vocalista de la orquesta venezolana La Amistad y con la banda del dominicano Porfi Jiménez.

Artistas lamentan fallecimiento

Se apaga una gran estrella. Que Dios lo tenga en un buen lugar maestro. La salsa vive, gracias por darnos tanto”.
Yiyo Sarante
Salsero
La salsa dominicana está de luto por el fallecimiento de uno de los más importantes productores y arreglistas de nuestro país”.
Chiquito Team Band
Grupo de salsa
...Esto no será un adiós, sino un hasta luego; me quedo con todos los momentos buenos que vivimos. Mi alma está desolada”.
Fernando Villalona
Merenguero

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anterior«Aguja e hilo», pero «agua y hielo»
Noticia siguienteNueve personas mueren en accidente