La Gran Muralla China, símbolo de protección y soberanía

La Gran Muralla China, designada en 1987 Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). Joaquín Salazar

La edificación militar fue elegida en 2007 como una de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno

Pekín, China.- Cuando se habla de lugares culturales y patrimoniales para visitar en la República Popular China, sin lugar a dudas no puede quedarse la Gran Muralla, una edificación militar construida hace más de 2,000 años, con la que simplemente los nativos chinos procuraban defender la soberanía y el territorio de su país.

La Gran Muralla China, designada en 1987 Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco por sus siglas en ingles) y elegida en 2007 como una de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo Moderno, se empezó a construir durante los años 770-476 antes de Cristo y, durante el periodo de los estados de guerra de los años 475 a 511 antes de Cristo. Con el paso de los años, la edificación continuó, a través de la dinastía Ming, la cual duró más de dos mil años.

Esta herencia cultural, que hoy es símbolo del turismo en China y, que en el pasado buscaba proteger la nación de la invasión de los mongoles, tiene una longitud total de 21,196.18 kilómetros, 43,721 sitios patrimoniales y se extiende por más de 10 provincias, regiones autónomas y municipios del país. Solamente en Pekín, ciudad capital de China, existen 600 kilómetros de este muro, los cuales, en su mayoría, se construyeron durante la dinastía Ming, distribuidos en los distritos de Mentougou, Changping, Pinggu y Hairou, así como en los condados de Minyun y Yanqing.

De acuerdo a los guías encargados de este lugar, si se toma en su conjunto las secciones de la muralla, a través del norte de Pekín, se forma una media luna, que comprende 461 paredes, 1,742 edificios individuales y 147 fortalezas. El visitante o turista que tenga la oportunidad de experimentarlo, podrá apreciar el encanto particular de cada una de las secciones.

La Gran Muralla se encuentra en el Norte y del Este al Oeste de China. De los 21,196.18 kilómetros que tiene, solo 5,000 están bien conservados, mientras que los 600 que hay en Pekín, no están bien conectados, por lo que hay que visitarlos por partes.
Durante la construcción de esta magnífica obra, fueron millones las personas que murieron por lo duro del trabajo y el esfuerzo empleado, razón por la cual además de ser lo que los chinos llaman “un milagro”, es una tumba para aquellos que la construyeron.

Las secciones de la Gran Muralla en Pekín

Cinco secciones de la Gran Muralla en Pekín están abiertas los turistas. Estas son la de Badaling, Juyongguan, Mutianyu, Simatai y Huanghuacheng.

El paso de Badaling del gran muro se encuentra en el Norte, abriéndose hacia el camino antiguo de Guangou en la montaña de Jundu, condado de Yanqing, del distrito de Yanqing. Es una parte importante de la muralla y, un valioso patrimonio cultural mundial.

La parte de Badaling se ha conocido tradicionalmente como uno de los nueve pases del mundo, debido a su importancia estratégica, es una unión clave de la muralla. Es de difícil acceso y, en realidad, no está abierta completamente al público, porque hay partes que están intactas, no han sido reformadas y supone un peligro para el turista que pretenda subir por los escalones que son un tanto incomodos. Específicamente esta parte, la han visitado unos 500 jefes de Estado de todo el mundo.

El paso de Juyongguan es una famosa sección que se encuentra también al norte de Pekín y es la puerta de entrada a la capital desde el norte. Este, junto con el paso de Zijing, el de Daoma y el de Gu, se conocen colectivamente como los “Cuatro Pases Grandes” al Oeste de la ciudad.

La sección de Juyongguan tiene una longitud total de más de 4,000 metros. Cubre una amplia gama de defensa militar con instalaciones completas, incluidas torres de puerta de Norte y Sur, puertas de agua, torres de vigilancia y de guerra, balizas, entre otras características. La torre más alta sirve como puesto de mando y tiene una altura de 21 metros.

Mutianyu, Simatai y Huanghuacheng

Mutianyu se encuentra en el distrito de Huairou, en Pekín, a 73 kilómetros del centro de la ciudad. Con una longitud total de 5,400 metros, actualmente es la sección de la Gran Muralla más larga en China y la mejor conservada del muro construido durante la dinastía Ming. Ésta se conecta con el paso de Juyongguan, el distrito Changping en el oeste, y Gubeikou, del distrito Miyun, en el este. Es la parte oriental de la ciudad de Huanghua en el norte de Pekín. Desde hace mucho tiempo se le conoce como la “Pantalla Protectora del Norte” de la capital imperial y los mausoleos de la familia imperial.

La parte más peligrosa de la Gran Muralla es la de Simatai, la cual se encuentra en la ciudad de Gubeikou, en el Noreste del distrito de Miyun, a 120 kilómetros del centro de Pekín. Tiene una longitud de 5.4 kilómetros, siendo la única sección no renovada, que conserva totalmente el aspecto original de la dinastía Ming. Ha sido identificada por la Unesco como un “tesoro de clase mundial” y un sitio especial de patrimonio cultural.

Por último, la reserva de la Gran Muralla del río Huanghuacheng se encuentra en el noroeste del distrito de Huairou a 60 kilómetros del centro de Pekín. Con una longitud de 12,4 kilómetros, es una sección de montañas y aguas. Aquí, un lago natural rompe la sección en tres partes que se conectan al agua. Tiene su particularidad y es de mucha atracción para los turistas por su paisaje.

Frases e historias sobre la muralla

El fundador de la República Popular China y máximo líder o dirigente del Partido Comunista de China, Mao Zedong, decía que si una persona quería ser héroe, tenía que subir la Gran Muralla China, haciendo referencia a que para ello se necesitaba mucha fuerza y esfuerzo.

Una historia muy conmovedora que cuentan con frecuencia es el caso de la esposa de un hombre que trabajaba en la construcción de la Gran Muralla, quien, preocupada por su marido, decidió emprender un largo viaje para llevarle ropa de invierno.

Tras permanecer mucho tiempo viajando, se enteró que este había muerto. La dama duró unos diez días llorando y supuestamente esa sección de la muralla en la que su pareja había fallecido cayó y apareció el cuerpo de su compañero. Cuentan que la señora se suicidó al lado del señor.

Construcción
El fundador de la República Popular China, Mao Zedong, decía que si una persona quería ser héroe, tenía que subir la Gran Muralla China”.

Legado
Esta herencia cultural, que hoy es símbolo del turismo en China, tiene una longitud de 21,196.18 kilómetros y 43,721 sitios patrimoniales”.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorMalaparte
Noticia siguienteInvertirán RD$300 MM para Juegos Escolares