El crédito va como marcha la economía: a paso lento

El Banco Central puso a disposición de la producción y el consumo más de $34,000MM.

La demanda de financiamiento para consumo, comercio, adquisición de vivienda y para construcción ha estado reflejando un desempeño ralentizado en los primeros meses del 2019, con casos de bajas constantes y fluctuaciones de un mes a otro en la cartera global de préstamos de la banca múltiple.

Esos sectores o actividades son los que tradicionalmente tienen mayor capacidad de dinamizar la economía.

El consumo, que representa el factor que más impacta en el producto interno bruto (PIB) dominicano, con una ponderación cercana al 85%, y una representación aproximada de un tercio del financiamiento privado, pasó su volumen de préstamos recibidos de febrero al 12 de julio en curso de RD$286,186.8 millones a RD$301,193.9 millones.

El comercio que, por ser el receptor primario del consumo, actúa como un canal primario del dinamismo económico, recibió financiamiento bancario sin un comportamiento definido, con pequeñas alzas y bajas.

Mientras que el crédito para la adquisición de viviendas ha mantenido una tasa de crecimiento mensual constante, sobre el 1%.

El comportamiento global del crédito en el periodo comprendido entre febrero y el 12 de julio en curso no evidencia que se haya roto el enfriamiento que se estaba produciendo en la demanda de crédito entre el segundo y el quinto mes del año, comportamiento que hizo que las autoridades monetarias aplicaran una política monetaria más promotora, liberalizando en dos partidas y en un periodo de 30 días, más RD$34,000 millones, y bajando 50 puntos a la tasa de política monetaria del Banco Central. La primera liberalización, por más de RD$29,000 millones, fue dispuesta el 30 de mayo pasado, y un mes después se hizo la segunda liberalización, por más de RD$4,000 millones, los cuales fueron destinados exclusivamente para préstamos al sector Construcción. En la primera partida se destinaron recursos para diferentes sectores y actividades, como la compra de vivienda, para la manufactura, pequeñas y medianas empresas, agropecuaria y comercio.

En la era flexible

En junio, primer mes la liberalización general, el crédito de la banca múltiple se expandió en 1.67%, unos RD$6,000 millones, al subir el balance general de RD$888,249.5 millones al 30 de mayo, cuando fue dictada la medida expansionista del crédito, a RD$904,030 millones, al 20 de junio. Al 12 de julio se había movido el balance a RD$905,018.8 millones.

Los créditos dirigidos al consumo general, que es el principal motor que impulsa la economía dominicana y que tiene en el financiamiento su principal incentivo, reflejó un aumento en la afluencia de crédito en el primer mes de vigencia de la política monetaria expansiva, de un poco más de RD$5,300 millones, al pasar el balance total de RD$295, 396.4 millones a RD$299,888.4 millones 30 días más tarde, al final de junio. Al 12 de julio en curso el acumulado había aumentado a RD$301,193.9 millones.

Manufactura y la construcción, sin novedad

El sector manufacturero ha mantenido una demanda de crédito lineal, con movimientos ligeros. De un balance de RD$45,348.2 millones que reflejaba en febrero, subió a RD$45.908.4 millones en marzo y a RD$45,959.5 millones en abril, para colocar el balance en mayo en RD$47,579.2 millones. Y en el primer mes de vigencia de la medida expansionista, la cartera de crédito consolidada de los bancos múltiples al sector manufactura subió 9.5%. La Construcción, que en la primera oleada expansionista del crédito quedó excluido, mantuvo de febrero a junio una afluencia de financiamiento de “mantenimiento” de la cartera global. En febrero era de RD$55,408 millones, y subió a RD$56,023.3 millones en mayo.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anterior¡Lógralo!
Noticia siguientePropone cumbre para tratar tema del sector lechero