Gonzalo Castillo le responde a Leonel: “Soy un hombre de paz”

El precandidato presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Gonzalo Castillo, se definió ayer como un hombre de paz, y dijo que dentro de su propuesta ha planteado cambiar la forma de hacer política para trabajar con decencia y respeto.

“Los dominicanos somos gente de paz y queremos seguir viviendo en paz; trabajaré incansablemente y con intensidad para lograrlo; pero eso de peleas, nunca, absolutamente; soy un hombre de paz, y la paz es lo que se requiere como elemento fundamental para mantener el clima de inversión y desarrollo de la República Dominicana”, señaló.

Castillo se expresó asi al ser abordado sobre la advertencia del expresidente Leonel Fernández de que peleará en las calles, en las montañas y donde sea, comparando la precampaña del PLD al avance y los bombardeos nazis sobre Londres en la Segunda Guerra Mundial.

Planteó que su meta es lograr la candidatura presidencial por el PLD y que continuará ofertando su propuesta a los dominicanos para ampliar la gran obra del presidente Danilo Medina.

“Yo no pelearé; no pelearé con nadie en lo absoluto; yo soy un hombre de paz que anda todo el país, conquistando los corazones de los dominicanos y dominicanas; ando diciéndoles a todos que construiré un país de oportunidades, un país donde la gente viva mejor, un país que sea cada día mejor para todos”, puntualizó Gonzalo Castillo.

El exministro de Obras Públicas, quien fue anunciado como el precandidato presidencial de la corriente del presidente Danilo Medina, culminó diciendo que “los dominicanos somos gente de paz y queremos seguir viviendo en Paz”.

El domingo Castillo fue anunciado como el candidato presidencial de la corriente danilista que enfrentará al expresidente Leonel Fernández en las primarias del 6 de octubre.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorCNE pide a los aspirantes del PLD seguir pautas JCE
Noticia siguienteEmpresarios de Santiago apoyan la unificación de las elecciones