Meraris Sánchez ve en la agricultura un camino para el desarrollo en SJM

Meraris Sánchez ha gestionado la capacitación de más de 250 agricultores.
Es presidenta de la Federación de Caficultores y Agricultores para el Desarrollo de San Juan (Fecadesj)

Desde que era pequeña, Meraris Sánchez disfrutaba trabajar en el campo. Junto a sus padres, se levantaba a penas se asomaba el alba, para recolectar víveres y desyerbar. Actualmente, sigue en esas labores agrícolas, pero con mayor experiencia, enfoque e impacto.

Es presidenta de la Federación de Caficultores y Agricultores para el Desarrollo de San Juan (Fecadesj), una organización que se crea con el objetivo de trabajar y apoyar a los productores de la zona.

Llega a esa entidad cuando fue electa como delegada de la Asociación de Mujeres Anacaona para una asamblea de Fecadesj en el 1997. De ese encuentro salió con la responsabilidad de secretaria de acta y correspondencia de la junta directiva de la organización que hoy preside.

“Antes de eso, ya había tenido algunos acercamientos con Fecadesj, y con el tema del café, porque cuando era pequeña el principal rubro que cultivábamos era precisamente ese”, cuenta.
Sánchez recuerda que desde comienzos de los 90, cuando llegó a Mujeres Anacaona, su vida “dio un gira enorme, porque fueron los primeros pasos en estos procesos sociales, o sea, ya no solo se trataba de producir alimentos, sino que también teníamos como prioridad ayudar a mejorar las condiciones de cultivar y de las familias”.

La Federación acoge a 121 organizaciones, y tiene integrada a unas 300 mujeres productoras de café. “Desde el principio, una de mis prioridades fue darle a las mujeres un espacio para que puedan desarrollarse mediante el cultivo de café y otras plantas. Por suerte, lo hemos logrado, porque gran parte de nuestros integrantes son mujeres, luchadoras que no tienen miedo a dejar el sudor en el campo, para llevar la comida a sus mesas”, apunta.

Sánchez ha logrado promover iniciativas y programas que contribuyen a la resolución de problemas medioambientales. Tal es el caso de las más de 9 millones de plantas de café utilizadas para reforestar 35 mil tareas de tierra. Igualmente, tanto en Mujeres Anacona y en Fecadesj, lleva a cabo labores como la de recolección de basura y reciclaje.

La Federación, que cuenta con cinco viveros con más de un millón 700 mil plantas, además procura capacitar a los productores de la zona en temas relacionados al manejo de los rubros, administración de recursos, aplicación de insumos agrícolas, entre otros, “con el objetivo de que entiendan la importancia de que no se trata solamente de sembrar. Hay otras cosas, como la utilización sabia de las ganancias o el correcto uso de los insecticidas, que deben ser conocidas por todo agricultor”.

A través de la fábrica Café Monte Frío, esta organización procesa y comercializa en San Juan de la Maguana la mayor parte del café que cultivan sus integrantes.

Por la labor que desempeña, esta empresa fue reconocida hace algunos meses como empresa del año por su trabajo en la creación de empleos y desarrollo provincial por la Fundación Dominicana ProEmpleo.

“Con esa fábrica, que fue nuestra prioridad desde el inicio de la Federación, lo que hacemos es crearles un mercado seguro a los productores”, apunta Sánchez, quien subraya que Fecadesj trabaja de manera conjunta con más de 1200 productores, de los cuales hay 300 con los que se trabaja para una certificación orgánica. Esto quiere decir, según dice, realizar una producción libre de plásticos, sin basuras, productos químicos, ni quema.

“Otra de las áreas donde hicimos y seguimos haciendo énfasis es en la concienciación de las jóvenes para prevenir el embarazo adolescente. Ya que sabemos el impacto de esta problemática para las familias, sobre todo las pobres en la región sur”, lamenta.

Para Sánchez, la caficultura es una labores que más le ha enseñado en la vida.”Parecería fácil, pero la verdad es que es una de las labores agrícolas más difíciles. No todo el mundo está dispuesto a esperar varios años para que una planta de café produzca. Solo alguien que realmente ama esto, que ama la tierra, lo haría. Del café he aprendido a vivir, porque es mi vida”.

Meraris Sánchez.

Jóvenes se forman en materia agrícola

Meraris Sánchez, quien obtuvo el segundo lugar del premio Mujeres que Cambian el Mundo que organiza el Banco BHD León, ha gestionado la inscripción de más de 50 jóvenes, hijos de productores de café y otros rubros, como arroz, habichuela o plátanos, en el programa de educación universitaria en Gestión Ambiental y Producción Agrícola Sostenible. Además, ha contribuido con la construcción de dos acueductos en Las Canas de Guazumal, en Santiago, y Sabana Mula, en Elías Piña. Manejó asimismo dos proyecto de construcción de viviendas para personas con escasos recursos, que ha beneficiado a más de 40 familias. Sánchez logró la construcción de dos aulas, en conjunto con el Ministerio de Educación, donde se brinda atención integral a niños de la zona.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorCONANI premia a entidades que trabajan en favor de la infancia
Noticia siguiente“La política es para servirle a la gente, no para servirse de ella”