La boleta electoral: Evolución, luces y sombras en el panorama electoral dominicano

Facsímil de la boleta electoral de la Unión Cívica Nacional, para las elecciones generales extraordinarias del 20 de diciembre de 1962.

En noviembre de 1962 el proceso electoral dominicano sufrió una fuerte sacudida cuando el Consejo de Estado realizó una enmienda a la Ley Electoral 5884 del 5 de mayo de1962, para establecer el sistema de voto a utilizarse en las elecciones del 20 de diciembre de ese año. La misma consistió en disponer una boleta para cada partido, en vez de dos, una para el nivel presidencial y la otra para senadores y diputados, síndicos y regidores. El otro escollo surgió el 21 del mismo mes, cuando la Junta Central Electoral, presidida por Emilio de los Santos, emitió una resolución, mediante la cual se expresaba que “todas las boletas que se utilizarán en las elecciones extraordinarias se imprimirán en papel de color blanco”. En su único considerando decía: “que se hacía extremadamente difícil asignar a cada uno de los ocho partidos que participarían en los comicios un color de papel diferente para la impresión de sus respectivas boletas, de tal modo que pudieran distinguirse una de la otra”.

Esta disposición del organismo electoral provocó la reacción de los partidos del sistema, especialmente del Partido Revolucionario Dominicano, cuyo candidato, el profesor Juan Bosch, expresó la posibilidad de no concurrir a los comicios si no era con voto de color que identificara a cada organización; de su lado, el Partido Revolucionario Social Cristiano, dio facultad a su comité nacional para que convocara una convención que habría de decidir si procedía o no el retiro de esa organización en las elecciones. No obstante, el 27 de noviembre, luego de una amplia discusión sobre el tema, los partidos que concurrieron a los comicios del 20 de diciembre, acordaron que la boleta electoral fuera fraccionable, la cual sustituyó la doble boleta solicitada por varios partidos. Los colores asignados por la Junta Central Electoral, luego de llegar a un acuerdo con los partidos fueron: Unión Cívica Nacional, azul claro; el Partido Revolucionario Social Cristiano, verde claro; Alianza Social Demócrata, mamey claro; Partido Revolucionario Dominicano, blanco; Partido Nacionalista Revolucionario Democrático, rosado, y Vanguardia Revolucionaria Dominicana, blanco con franjas rojas. Cabe señalar que esta modalidad de boleta no incluía la foto del candidato en la misma, incluía el logo y todos los cargos a todos los niveles. Luego de haber zanjado las diferencias en cuanto a color y el tipo de boletas, las elecciones se celebraron en la fecha acordada, las cuales fueron ganadas por el candidato del PRD profesor Juan Bosch.

Elecciones 1 de junio de 1966

En presencia de las tropas interventoras norteamericanas y bajo la supervisión del Gobierno Provisional encabezado por Héctor García Godoy, se realizaron las elecciones del 1 de junio 1966; el sistema de boletas para esta ocasión, continuó casi bajo la misma modalidad en que fueron celebraron las elecciones de 1962; solo que para esta vez, el voto no era fraccionado, lo que para algunos entendidos en asuntos electorales, cabía la posibilidad de que el partido que ganara el certamen electoral, controlara todos los estamentos de poder.

Esta vez, la Junta Central Electoral ordenó la impresión de 40 millones de boletas electorales, las cuales servirían para elegir los candidatos de las tres partidos presentes en el escrutinio: Partido Reformista y su candidato Joaquín Balaguer, Partido Revolucionario Dominicano y su candidato Juan Bosch y Movimiento de Integración Nacional, y su candidato Rafael F. Bonnelly, apoyado por una coalición de partidos.
Al momento de anunciar que las elecciones serían bajo la modalidad de voto no fraccionado, el 2 de mayo, el dirigente político, Angel Miolán, criticó esta posición y aseguró que ello hará posible que “el partido que gane las elecciones controle el Poder Ejecutivo y Legislativo, y además pueda proyectar una negativa influencia sobre el Poder Judicial, que afecte su independencia e imparcialidad”. El ganador en estos comicios fue el doctor Joaquín Balaguer.

Es importante destacar que bajo esta modalidad, según el criterio de los entendidos en el tema, se hacía fácil la compra del voto, ya que cualquier elector podía retener los votos que no había depositado en las urnas, y con ello podía demostrar claramente su intención del voto; por lo que el presidente de JCE, Ángel Liz, mediante un comunicado, advirtió a los ciudadanos “que retiren ilegalmente cualquier boleta oficial del lugar de votación que dicha acción es una violación a la ley 5884 del 8 de mayo de 1962 y que la misma conlleva cárcel y multas o ambas penas a la vez”.

Elecciones 16 de mayo de 1970

En julio de 1969, el Partido Quisqueyano Demócrata solicitó a la Junta Centran Electoral, que las boletas que se utilizarían para los comicios del 16 de mayo de 1970, llevaran las fotografías de los respectivos candidatos y que la modalidad de la boleta fuera “voto único”, bajo el alegato de “mayor claridad, limpieza y economía para las elecciones” lo que el organismo electoral rechazó un mes después, basando su criterio en la disposición legal que establecía que mientras no se haya realizado el registro electoral, el voto debe ser individual para cada partido contendiente. Para estas elecciones, la Junta Central Electoral presidida por el Ángel María Líz, determinó que la foto no sería incluida en la boleta y que las mismas serían con colores y bajo el mismo formato que las de elecciones de 1962 y 1966.

Cinco candidatos participaron en el escrutinio del 16 de mayo de 1970: doctor Joaquín Balaguer por el Partido Reformista, con su boleta roja apoyado por el Movimiento Nacional de la Juventud, apéndice de esa agrupación, con la boleta color roja y verde; licenciado Augusto Lora, por el Movimiento de Integración Democrática con boleta amarillo, blanco y rojo; doctor Alfonso Moreno Martínez, por el Partido Reformista Social Cristiano, con boleta verde; general retirado Elías Wessin y Wessin por el Partido Quisqueyano Demócrata con boleta gris con amarillo, y el quinto candidato fue el doctor Jaime Manuel Fernández, por el Movimiento de Conciliación Nacional, el cual sustituyó al doctor Héctor García Godoy, fallecido el 20 de abril de 1970, con la boleta azul, blanco y rojo. El Partido Revolucionario Dominicano acordó en su sexta convención no acudir a las elecciones de este año. El ganador fue el doctor Joaquín Balaguer, quien se presentó para un segundo período presidencial.

Elecciones 16 de mayo de 1974

Para la celebración de estos comicios, el tema de la boleta electoral volvió a acaparar la atención de los partidos y de la sociedad en sentido general; esta vez se trató del pedimento de cinco partidos de la oposición, que solicitaban a la Junta Central Electoral que se estableciera el sistema de boleta única en sustitución de la múltiple. Las agrupaciones que apoyaban al partido en el gobierno, el Partido Reformista, se opusieron a la implementación de este sistema y en cambio favorecían el sistema de boleta múltiple.

El 4 de septiembre de 1973, la JCE por conducto de su presidente, licenciado Ángel M. Liz, expresó mediante una resolución que las boletas serían de dos tamaños: unas pequeñas para las candidaturas nacionales, presidente y vicepresidente, y otra más grande para las demás candidaturas, síndicos, senadores, diputados y/o otros cargos. Otro señalamiento de la resolución expresa que “en el encabezamiento de las boletas que contenga la candidatura nacional, se imprimirá la foto del candidato a la presidencia de la República, así como lo relativo al color o las combinaciones de colores reconocidas a cada partido para las candidaturas que éste sustente”. En el certamen electoral de este año participaron solo dos partidos para optar por la presidencia de la República, el doctor Joaquín Balaguer por el Partido Reformista, por tercera vez candidato de esa organización política, y ganador de la contienda electoral, y el segundo candidato fue el señor Luis Homero Lajara Burgos, por el Partido Demócrata Popular, ya que los partidos signatarios del Acuerdo de Santiago, decidieron, a dos días de las elecciones, retirarse y recusaron a los funcionarios de la Junta Central Electoral.

Continuará la próxima semana

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorDestituyen a primo de Leonel Fernández del Consejo del Cambio Climático
Noticia siguienteUnilca, 10 años de historia