El rol de la red de apoyo ante la violencia intrafamiliar

Mabel Mejía, especialista en violencia intrafamiliar en Vida y Familia.
La red de apoyo (familiares, amigos, terapeutas...) acoge y apoya a las mujeres víctimas de esta problemática social

Desde el momento en que una mujer decide buscar ayuda para enfrentar la violencia intrafamiliar, se encuentra con una red de apoyo que suele estar compuesta por seres queridos y terapeutas. “Los profesionales de la conducta definen como redes de apoyo, al vínculo con el que cuenta una víctima; ya sean amigos/as, familiares, e inclusive los terapeutas que intervienen en el proceso de recuperación, y que funcionan como voz de alerta a la dinámica que la persona maltratada no logra ver”, indica la especialista en violencia intrafamiliar Mabel Mejía.

Sostiene que desde el momento en que se instala un círculo de violencia, no hay ninguna ganancia colateral, muy por el contrario, los cuidadores principales o las referidas redes de apoyo, pueden resultar muy afectadas en el desempeño del rol, pues éstas también se ven expuestas al maltrato del agresor.

De acuerdo a Mejía, la red de apoyo ha tenido mayor implicación en estos casos en materia penal, abriendo paso a que cualquier tercero pueda denunciar la violencia que vive la víctima por parte de su pareja.

“Podemos ver cómo las redes de apoyo juegan un papel principal en la solución de conflictos ante la violencia de género e intrafamiliar, pero también hay que destacar que corren el mismo riesgo de ser afectadas de manera negativa como la víctima”, señala.

Según Mejía, siempre se ha dicho de la importancia de denunciar la violencia, pero poco se habla de los daños colaterales que reciben las redes de apoyo, pues, este maltrato supone una problemática sistémica, por lo que es altamente recomendable que también tomen medidas de seguridad al igual que la afectada, ya sea por la cercanía física así como también el vínculo afectivo que las une.
“Por ejemplo, es importante que las redes de apoyo sepan, si la víctima ha tenido o no contacto con el agresor; si hay posibilidad de que el mismo irrumpa en lugares en donde estén reunidos junto con la víctima y, si es necesario, deben tener en cuenta el contenido que comparten en las redes sociales. En fin, el mismo cuidado que tenga la víctima será necesario que las redes cercanas lo tengan y la mejor manera será estar informados”, señala la también la terapeuta familiar y de pareja.

“Inicia una temporada en la que es propicio compartir en familia, de hecho, es una época del año en el que debido a las festividades se comparte con regularidad con amigos/as cercanos, pero lamentablemente pudiera resultar un entorno viable para el ataque de un agresor, ya sea de manera psicológica o física”, indica. Por esta situación, sugiere a quien esté saliendo de una relación en la que se vivió violencia física o emocional, informar a los familiares y amigos cercanos del status de la separación de manera que todos/as tomen los controles de seguridad sin dejar de disfrutar el momento.

Al igual que las víctimas, los especialistas recomiendan que quienes pertenezcan a su red de apoyo también tomen medidas de seguridad para protegerse del agresor.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorLa deforestación del planeta
Noticia siguienteHerbert S. Stern Díaz pone a circular obra