Los intervenidos

    Compartir

    El 2019 se acerca a su final, y todavía se está a la espera de que los trece hospitales pendientes de terminación o entrega del paquete de los 56 que fueron intervenidos por las actuales autoridades desde el inicio de la gestión, entren en servicio.

    Esa decisión de reparar, reconstruir o demoler y construir de nuevo, de golpe, tantas infraestructuras hospitalarias, fue una de las medidas menos afortunadas de la actual Administración. No dudamos del empeño por mejorar la prestación de servicios de salud a la población más vulnerable, pero el procedimiento utilizado ha sido un desacierto si medimos por los resultados.

    No entramos en consideraciones sobre la calidad de los trabajos realizados ni de las infraestructuras mejoradas o reconstruidas, o de las que todavía están “intervenidas”, lo que cuestionamos es el proceder y especialmente, cómo todavía no han podido, durante tanto tiempo, terminar y devolver a las comunidades los servicios tan reclamados en una cuestión sensible como la salud.

    De todos los sometidos a reparación, los que más han impactado y generado desazón y sufrimiento son los hospitales José María Cabral y Báez y Arturo Grullón de Santiago. El primero ha sido objeto de una u otra intervención por causas “justificadas”, pero nadie entiende por qué la obra no termina.

    Ahora, se asume que el Cabral y Báez ya está “listo”, pero equipos fundamentales para su funcionamiento no terminan de ser instalados. La Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado, la famosa Oisoe, que tiene a cargo los trabajos, dice que esos equipos “ya están en el país”. Es decir, el cuento de nunca acabar.

    Infraestructuras como la “Ciudad Sanitaria” en Santo Domingo, que sacó de servicio el hospital Luis E. Aybar, lo cual generó un enorme malestar entre sus usuarios, está pendiente de entrega, porque está “lista 100%”, pero nadie sabe cuándo de verdad será inaugurada y entrará en funcionamiento. Y como esa obra, otras medianas y pequeñas, que siguen pendientes de terminación o entrega.

    Es una pena que la ambiciosa iniciativa para relanzar los servicios hospitalarios termine empañando el desempeño del sector salud de la gestión del presidente Danilo Medina.

     

    Mantente informado

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias mas importantes de la actualidad.

    Compartir
    Noticia anteriorCelebran el día de las personas con discapacidad
    Noticia siguienteLímites al derecho de ser elegible en México