Falsificación y adulteraciones: el informe de la OEA revela cómo se ejecutó el fraude electoral

El contundente informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre las elecciones del 20 de octubre en Bolivia, publicado la noche de este miércoles, confirma que en estos comicios se ejecutó un fraude destinado a evitar que se cumpla la voluntad de los bolivianos que asistieron a las urnas.

El documento, entregado al gobierno nacional y publicado en el sitio web del organismo interamericano, tiene una extensión de 95 páginas en las que se detalla la “manipulación dolosa” con la que se actuó para alterar el resultado de los comicios y finalmente darle el triunfo en primera vuelta a Evo Morales.

“Las manipulaciones e irregularidades señaladas no permiten tener certeza sobre el margen de victoria del candidato Morales sobre el candidato Mesa”, concluye el informe.

¿Cómo se hizo el fraude?

El equipo de auditores de la OEA descubrió que el fraude se ejecutó en dos planos: el primero fue la adulteración de actas, que incluyó la alteración de las mismas y la falsificación de firmas de los jurados electorales; y la segunda a nivel informático, los datos fueron redireccionados a servidores ocultos y que fueron controlados por personal ajeno al Tribunal Supremo Electoral.

“Los hallazgos son contundentes. El equipo auditor no puede ignorar el conjunto de manipulaciones e irregularidades observadas”, señala el informe en su resumen ejecutivo.

Para los expertos que trabajaron en la auditoría “la evidencia es incontrastable” en un proceso “minado de graves irregularidades” en el que las autoridades designadas fallaron en su misión de garantizar un proceso democrático y transparente. “Quienes debieron velar por la legalidad e integridad del proceso, permitieron que se desviara el flujo de información hacia servidores externos, destruyendo toda confianza en el proceso electoral.”, señala el documento.

Los votos para evitar la segunda vuelta

Los auditores analizaron 4.692 actas, de las cuales 226 (4,8%) presentaban varias irregularidades. Estas actas mencionadas anteriormente corresponden a 86 centros de votación de 47 municipios del país.

“Todas estas mesas corresponden a 38.001 votos válidos, de los cuales el MAS obtiene el 91%, es decir, 34.718 votos, casi el número de votos que le permite a Morales evitar la segunda vuelta”, dice el informe, es decir que era suficiente con alterar los votos en esas actas para que Morales evite una nueva votación con Carlos Mesa como único rival.

Sin embargo, puede ser que el fraude haya sido mucho mayor. El análisis de la OEA solo toma en cuenta el 13,5% de las mesas de votación. “Por el patrón encontrado, un estudio que abarcara un porcentaje mayor de actas, sin duda detectaría un mayor número de falsificaciones, adulteraciones y manipulaciones”, señala el documento.

La paralización del TREP

Los analistas descubrieron que la suspensión del conteo rápido no fue una casualidad, su objetivo fue el de manipular la infraestructura informática para alterar los datos. Cuando este sistema reanudó su funcionamiento apareció un servidor oculto (cuya existencia intentó ser ocultada a la OEA) que fue operado por personal que no que no trabajaba en el TSE.

En este servidor se procesaron las más de 1.400 actas del TREP que cambiaron la tendencia del voto, que en base a datos alterados sirvió para que Evo Morales se declare ganador en primera vuelta.

“Este segundo servidor no apareció en ningún informe hasta que la auditoría de la OEA lo develó a través de los estudios periciales”, detalla el documento.

Una estructura oculta

A pesar de que se aseguró en diversas oportunidades que el TREP y el cómputo oficial trabajaban de manera independiente esto no fue así.

La OEA revela que “de manera deliberada, se construyó una estructura informática oculta, con capacidad de modificar resultados electorales, así como borrar cualquier rastro de esta actividad.”

La tendencia del voto

El equipo auditor de la OEA encontró una ruptura significativa en las tendencias de votación del MAS y Comunidad Ciudadana en el punto en que se llega a computar el 95% de los votos del TREP.

“El último 5% del conteo no solo muestra una tendencia distinta a la del anterior 95%, sino que presenta una diferencia muy marcada con el 5% de los votos que habían sido computados inmediatamente antes”, señala la OEA.

Evo Morales y el MAS dijeron en reiteradas oportunidades que fue el voto rural el que faltaba por computar, factor que era determinante para su victoria electoral. Según la OEA, aun aceptando esta suposición era estadísticamente improbable un cambio tan radical en la tendencia.

“Incluso aceptando la suposición de que las mesas que reportaron tardíamente eran de áreas rurales que favorecían al MAS, no se vería una discontinuidad tan aguda en torno a un punto arbitrario como el umbral del 95%.”, señala el documento.

Fuente: Eldeber.com.bo

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorDelegación de la MLB visita Venezuela para abordar el cese del veto a su liga
Noticia siguienteMINERD iniciará diálogo con asociaciones de padres y Juntas de Centros para promover integración familiar en la enseñanza