Turismo cierra el 2019 con inversiones hacia arriba y visitas en baja

Compartir
El turismo es uno de los pilares de la economía nacional, una situación adversa en él acarrea serias consecuencias para otras áreas.
La crisis de imagen que sufrió el país constituyó un revés para el sector, que perdió US$400 millones en 5 meses

República Dominicana cerrará el año 2019 como uno de los más impactados, en materia de imagen turística internacional, elemento que se tradujo en pérdidas para el sector y falta de interés de una parte importante de los visitantes extranjeros a la hora de visitar el territorio nacional.

Pero si bien el turismo cierra en baja, por el lado de los visitantes y de la ocupación hotelera, concluye 12 meses positivos si se le mira por el lado de las inversiones establecidas en suelo dominicano, una muestra de que hay confianza en el país y en su clima de negocios.

La crisis reputacional del turismo a nivel exterior inició a mediados del año (en mayo) y “contaminó” prácticamente los meses posteriores, por el efecto.

Fue una campaña negativa enarbolada a nivel internacional contra el país, luego de las muertes de turistas en distintos lugares, a pesar de que éstas se debieron a causas naturales, según confirmaron luego instituciones nacionales e internacionales, entre ellas el Buró Federal de Investigaciones (FBI), organismo que hizo las pesquisas sobre cada fallecimiento. Según el Banco Central de República Dominicana (BCRD), la crisis reputacional del turismo supuso una pérdida de US$400 millones entre mayo y octubre de 2019.

Hoteles, Bares y Restaurantes, que conforman en sector turístico dominicano, crecieron en 2018 un 5.6% y entre enero y septiembre de este año 2019 apenas se elevaron en 1%, una baja sensible.

De hecho, a la tradicional temporada alta del turismo (comprendida entre noviembre-diciembre de un año y marzo-abril del año siguiente)le antecedió en 2019 la peor situación en los 10 pasados años, expresada en ocupación hotelera más baja, consecuencia de la llegada de menos turistas.

Cuando en 2009 llegó noviembre, para abrir la temporada alta, la ocupación hotelera era 61.8% (de cada 100 habitaciones en los hoteles, 61.8 estaban ocupadas y solo 38.2 disponibles o vacías).

En noviembre de 2010 la ocupación era 65.7%. Y en 2011 era del 68.3%.
En noviembre de 2012 de cada 100 habitaciones, 66.5 estaban ocupadas. En noviembre de 2013, el 72.7% estaba llena y en 2014 había 74%. Al llegar la temporada alta de 2015 la ocupación hotelera era de 73.6%. En 2016 había 76.2% de ocupación en noviembre.

En ese mismo mes de 2017 el 73.7% de las habitaciones hoteleras estaba llena y al llegar la temporada alta de 2018, de cada 100 habitaciones 74.3 estaban llenas. A octubre a octubre de 2019 el nivel de ocupación era de 55.1%.

En 2018 al país llegaron por vía aérea 7,220,334 pasajeros. A octubre de 2019 (el corte más reciente publicado por el BCRD) habían llegado 5,929,028, es decir, 37,980 pasajeros menos de los que arribaron en los primeros diez meses de 2018 (para esa fecha la cantidad fue de 5,967,008).

Habría que sumar los dos meses restantes para tener una idea global sobre la cuestión, pero las cifras no están disponibles todavía y diciembre no ha finalizado. Pero si se mira la tendencia, es poco probable que se supere el 2018.

Al ministerio de Turismo se le criticó la lentitud para contrarrestar la campaña mediática contra el país. El 28 de junio el ministro de Turismo, Francisco Javier García, se reunió con una veintena de turoperadores de Nueva York como parte de la estrategia para echar al suelo la campaña adversa.

Y por el lado hotelero se firmó un acuerdo para disponer un fondo de cinco millones de dólares para intensificar las campañas publicitarias en el exterior.

Pese a la campaña, las inversiones programas para 2019 se realizaron sin contratiempo. Por ejemplo, en abril, en el destino turístico, hotelero y residencial Cap Cana, el Hotel Sanctuary Cap Cana by Playa inauguró sus nuevas instalaciones.

La nueva infraestructura del Hotel Sanctuary Cap Cana, levantada con una inversión de US$45 millones, incluye dos nuevos edificios de habitaciones de 6 niveles cada uno, con 140 nuevas unidades hoteleras, piscinas, bar de playa y restaurantes, construidos con el sistema de steel frame ( que se basa en estructuras metálicas, de acero), la cua es la primera construcción en República Dominicana que usa este innovador sistema.

En julio se inauguró el Hotel Lopesan Costa Bávaro Resort, Spa & Casino, que tuvo una primera inversión de alrededor de 257 millones de dólares.

En ese mismo mes se dio el primer palazo para la construcción del nuevo Hotel Pure Salt Orchidarium en Uvero Alto, provincia La Altagracia. Se dijo que su inversión es de 85 millones de dólares.

El 29 de octubre en Punta Cana se dio el primer palazo para la construcción del nuevo resort Margaritaville Island Reserve by Karisma en Juanillo. La obra se construirá con una inversión de 150 millones de dólares. Generará además 1,100 nuevos empleos y está prevista para operar en 2021.

También en octubre, Homewood Suites by Hilton, que forma parte del portafolio de hoteles “all suites” de Hilton, inauguró su propiedad número 500 y su primer hotel en la región del Caribe, el Homewood Suites by Hilton Santo Domingo, ubicado en la avenida Winston Churchill, número 107.

En Uvero sí se avanzó; Perdernales en espera

En Uvero Alto (La Altagracia), el 20 de noviembre pasado, a tres años de haber abierto sus puertas, el Hotel Now Onyx dejó en funcionamiento la ampliación de sus instalaciones, sumando 320 habitaciones a la oferta nacional.

Con una inversión inicial de 85 millones de dólares, Now Onyx había iniciado operaciones el primero de noviembre de 2016.

Pero hay un tema que sigue atrasado y finalizará el año así: Pedernales y su desarrollo turístico. Ha estado en la agenda por años, sin los avances esperados. En agosto pasado, el presidente de la República, Danilo Medina, y los miembros del Comité Fiduciario de Pedernales conocieron el plan maestro para el desarrollo de esa zona como polo turístico, elaborado por la empresa canadiense Lemay, que tiene a su cargo la conceptualización del proyecto. En este caso, se apuesta por un modelo de turismo ecológico y de circuitos.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anterior“El servicio es parte de mi vida”
Noticia siguienteMarino Zapete recibe apoyo de sus colegas