La boleta electoral: Evolución, luces y sombras en el panorama electoral dominicano (y 3)

Facsímil de la boleta correspondiente al nivel congresual de las elecciones de 1998.

Elecciones 1994

En la última entrega de este recorrido por las diferentes modificaciones de la boleta electoral, encontramos que en 1993 la JCE, por conducto de su presidente doctor Manuel García Lizardo, decidió mediante resolución establecer el sistema de tres boletas; una para cada nivel de elección, la A, para el nivel presidencial y vicepresidencial, la B, para el senador y los diputados, y la C, para el síndico, el suplente de síndico y los regidores. Este sistema generó amplios debates en varios sectores de la sociedad así como los delegados de doce partidos políticos, los cuales solicitaron a la Junta Central Electoral (JCE) volver al sistema de boleta única utilizada en 1990, alegando razones económicas y de tiempo; así como el argumento más socorrido, que las personas se confundirían con ese nuevo sistema. Otras de las solicitudes consistió en que el Centro de Investigación para la Acción Femenina (CIPAF) solicitó que fuera incluida en la boleta electoral un dato que identificara el sexo de los votantes.

No obstante los reclamos y discusiones sobre el tema, en febrero de 1994 el director general de elecciones, Julio Brea Franco, informó al país el inicio de los trabajos para la confección de las boletas ya establecidas y aprobadas por los partidos. El 6 de abril la JCE inició la campaña para educar a la ciudadanía sobre este nuevo formato.

Es importante resaltar que el 10 de mayo, cuatro de los cincos partidos que terciaron en los comicios, firmaron el documento “Pacto por la Civilidad”, en el que entre otros puntos, se comprometían a respetar los resultados surgidos de la contienda electoral. Salvados todos los escollos y reclamaciones, el 16 de mayo, los partidos que concurrieron al proceso electoral fueron: el PRSC con su candidato Joaquín Balaguer; PRD, su candidato doctor José Francisco Peña Gómez; PLD, candidato profesor Juan Bosch; PRI, candidato Jacobo Majluta y el MIUCA, candidato, Antonio Rosario. El ganador fue el doctor Joaquín Balaguer.

Sin embargo, este período de gobierno fue acortado a dos años debido al impase surgido por las denuncias de irregularidades en las elecciones, las cuales fueron calificadas de “fraude colosal” y se hizo necesario la firma del “Pacto por la Democracia”, lo que recortó el período de Balaguer, de 4 a 2 años, se estableció elecciones en corto plazo; esto obligó a modificar la Constitución. Este pacto fue firmado el 10 de agosto por el presidente Balaguer y los principales líderes de la oposición.

Elecciones 1996

En 1996 se celebraron nueva vez elecciones, fruto de los acuerdos concertados en 1994 con la firma del “Pacto por la Democracia”. El 10 de abril de 1996 los partidos políticos acordaron el diseño final de la boleta electoral sometido durante una reunión por las autoridades electorales del país. En tal sentido, los miembros del máximo organismo electoral presidido por el doctor César Estrella Sahdalá, emitieron la resolución 18-96, mediante la cual se decidió volver al sistema de boleta única, la cual tendría un dispositivo de seguridad secreto que sólo se revelará a los partidos políticos dos días antes de las elecciones.

Esto, a juicio del presidente de la Junta, se buscaba que se aclarara cualquier tipo de problemas que pudieran surgir en el proceso, además esta contraseña de seguridad la haría infalible a cualquier intento de violación o falsificación. Otra medida de seguridad lo constituyó la presencia de los delegados de los partidos al momento de la impresión de las mismas, para evitar las dudas que pudieran surgir.

Los partidos que concurrieron al certamen electoral fueron: el PLD y aliados, candidato Leonel Fernández; PRD y aliados, candidato José Francisco Peña Gómez; PRSC y aliados, candidato Jacinto Peynado. En estas elecciones se hizo necesario dos rondas de votaciones, ya que ningún candidato había obtenido más del 50% de los votos válidos emitidos; cerca del 80% de los dominicanos hábiles para votar fueron a las urnas. Los resultados de la segunda vuelta, el 30 de junio, fueron tabulados rápidamente y, aunque el margen de ventaja fue estrecho, 1.5%, nunca fue cuestionado y Leonel Fernández fue el ganador de estos comicios.

Elecciones congresuales y municipales 1998

La reforma constitucional de 1994 estableció el sistema de elecciones separadas; el Presidente y Vicepresidente de la República con un intervalo de 2 años de la elección de los miembros del Congreso y los Ayuntamientos.

Esto constituyó un hecho sin precedentes en la historia de nuestro país, ya que por primera vez se celebrarán elecciones congresuales y municipales separadas de las presidenciales, las cuales se inscribieron al proceso de modernización de la sociedad dominicana en esa materia. A tal efecto, se autorizó confeccionar dos boletas, una para el nivel municipal y la otra para el nivel congresual. La boleta única y de arrastre fue la utilizada en esta ocasión. El ex presidente de la Junta Central Electoral, César Estrella Sadhalá lamentó que se impusiera de nuevo la boleta de arrastre, la cual calificó de monótona y obsoleta porque restringía la creación en el país de nuevos liderazgos políticos.

Elecciones 2000

Para estos comicios volvieron a surgir inquietudes en relación con la boleta electoral. La mayoría de los partidos políticos impugnaron la copia de la boleta electoral a colores que les presentó la Junta Central Electoral, estos reclamos tenían que ver con la forma en que los nombres de los candidatos presidenciales tenían impresos, ya que los mismos no aparecían con el nombre completo, o sea como eran conocidos por el electorado. En ese sentido, las mayores protestas fueron elevadas por el Partido Reformista Social Cristiano, el cual fue presentando con el nombre de Joaquín A. Balaguer R. Por su lado el candidato presidencial del Partido Revolucionario Dominicano y los seis partidos signatarios del acuerdo, aparecía en la boleta con el nombre de R. Hipólito Mejía, esa organización solicitó que sólo dijera Hipólito Mejía, ya que así fue promocionado en la campaña. De inmediato los miembros de la JCE, acogieron la solicitud de los delegados, y acordaron poner los nombres sin abreviaturas en la boleta.

Otra solicitud, hecha esta vez por el PRD, consistió en colocar la foto su candidato en tamaño mayor, solicitud que no fue aprobada por los miembros de la junta bajo el alegato de que el negativo para esos fines fue sometido a una reducción lógica. Finalmente se celebraron las elecciones en las cuales participaron: PRD y alidados, candidato Hipólito Mejía; PLD y aliados, candidato Danilo Medina; PRSC, candidato Joaquín Balaguer. Otros partidos fueron el Partido Renacentista Nacional, Partido de los Trabajadores Dominicanos, Partido Nueva Alternativa, Movimiento de Unidad e Integración Democrática, Movimiento de Independencia Unidad y Cambio y que se retiró. El ganador de estos comicios fue el candidato del PRD, Hipólito Mejía.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorArmada gradúa otros 38 guardiamarinas
Noticia siguienteEcoparque será disputa en el 2020