“El arte es lo que realmente me apasiona”

Elizabeth Villamán expresa que actualmente está escribiendo obras de teatro y de cine.

A Elizabeth Villamán le encanta combinar la literatura con la pintura, la música y el performance. Ella siempre busca la identidad de sus obras, a través de la unión de distintas áreas artísticas. Escribe por la necesidad de plantear su visión y conectar con el mundo de forma diversa y original, por lo que cree que las palabras dan vida y los libros son el pasaporte “a ese viaje mágico e intenso que nutre y transforma”. Comenta que desde niña le decía a su padre que quería ser escritora, pues tenía un cuaderno de manchas, donde anotaba todo lo que le asombraba. “De ahí surgían mis historias, personajes, y como una detective, que es lo que me gustaría ser en otra vida, me dedicaba a investigar todo”, expresa Villamán, quien dijo que su gusto por la escritura nació con la poesía, por considerar que “la gente que escribía esa belleza eran como seres mágicos, y soñaba con ser como ellos”.

De ingeniera industrial a escritora. ¿Cómo se da ese proceso?
Realmente fue un cambio de vida, fue encontrarme a mí misma. Desde siempre escribía, había tomado cursos, leía, pero fue hasta 2015, un año determinante en mi vida, donde gracias a Dios tuve varias oportunidades de premiaciones nacionales e internacionales, donde decidí que sí, que el arte es lo que realmente me apasiona, y que iría detrás de ese sueño.

También incursionas como guionista y actriz en ciernes. ¿Cómo surge?
Todo surgió en Madrid en 2016, cuando fui a hacer un Máster de Narrativa. España me cambió la vida, me encontré a mí misma y otras pasiones para complementar con la escritura. Allá tuve la oportunidad de tomar cursos intensivos de guión, conocer gente del medio con quien formarme y adquirir experiencia. En cuanto a la actuación, una profesora me recomendó tomar un curso de teatro, cuando llegué allí me enamoré y desde entonces no he parado de formarme. La actuación, dar vida a los personajes, me hacen sentir viva y se complementa perfectamente con la escritura.

En tu faceta de escritora, ¿qué es lo más satisfactorio?
Son tantas las satisfacciones, realmente escribir me cambió la vida. Pero el hecho de conectar con la gente, de crear historias que, de alguna manera, te eligen, te dan esa responsabilidad de ser contadas, creo que es maravilloso. Esas voces que necesitan un mediador para ser escuchadas y llegar a otros, hacerlos volar, crecer, llorar, reír, creo que es la satisfacción más grande.

¿Cuántos libros tienes publicado?
Tengo 9 antologías, 4 de ellas internacionales y las demás nacionales. La más reciente es “Seis tonos de negro”, publicada por PG Ediciones en Granada, España, en noviembre de este año. Un libro maravilloso, compuesto por otras 5 escritoras, que ha tenido gran acogida, 30 relatos criminales y de terror.

¿Planificas las historias antes de escribirlas o las dejas surgir sobre la marcha?
Pienso que el proceso creativo es a veces muy distinto, dependiendo el proyecto literario que me enfrente. En cuanto a planeación, me siento en un punto intermedio, para mí es necesario organizar esquemas, pero también me gusta dejarme llevar, no planearlo todo. Me gusta sorprenderme con lo que escribo, la magia de cómo los personajes van tomando acción sobre ti.

¿Cuánto tiempo le dedicas a escribir?
Ahora mismo y gracias a las oportunidades que he tenido dedico hasta siete horas diarias. Escribir para mí es necesario. Y la disciplina y constancia son la única forma que avala que un escritor pueda crecer y desarrollarse.

Estuviste como docente y escritora invitada en el Primer Festival Literario sobre Gastronomía y Literatura, a través de Seattle Escribe. Cómo fue tu experiencia?
En definitiva, una experiencia maravillosa, muchas actividades, paneles. Agradecida con Seattle Escribe, comunidad de escritores en español; y con José Luis Montero, presidente de la mesa directiva, a quien admiro y quiero mucho. Ellos me dieron la oportunidad de estar presente, aportar y, además aprender de esta comunidad de escritores. Seattle es una ciudad maravillosa y también su gente.

¿En qué te basas para elegir los temas de tus libros?
Todo escritor tiene sus obsesiones. Soy amante del género negro, me encanta explorar el lado oscuro del ser humano, el terror psicológico, las represiones humanas, la locura, la representación del ser como luz y sombra. También me interesa mucho la niñez y la búsqueda. Los temas van surgiendo, pero siempre tienen sus tintes oscuros, una forma de presentar la vida y sus misterios.

¿Cómo ves la escritura en RD?
Creo que las cosas están cambiando, está surgiendo mucha gente con talento, gestores culturales, editores que quieren cambios. Nos falta mucho, pero veo grandes intenciones. La clave está en la formación. Un escritor tiene que formarse, desarrollar capacidades, vivir experiencias. Siempre apuesto por la educación. Cuando hice el Máster de Narrativa en Madrid, España, a través de la Escuela de Escritores, me di cuenta lo importante que es formarse.

En este año fuiste la primera residente literaria, a través de la Fundación René del Risco Bermúdez ¿Qué tal la experiencia?
Fue una experiencia maravillosa, creo que todo escritor o guionista debe vivir al menos una vez en la vida una oportunidad de proyección internacional. Muy agradecida con la fundación por la proyección de los escritores dominicanos. Estuve un mes en Galicia, en la Residencia 1863, dirigida por Yolanda Castaño, gran poeta y maravillosa persona. Un mes escribiendo, conociendo escritores, participando en eventos como escritora invitada. Un sueño hecho realidad.

Trabajas con Cuenta RD, ¿De qué trata, cuál es tu aporte?
Cuenta RD (@cuentard), coordinado por Roxanna Marte y Rafael José Rodríguez, dos personas que admiro y quiero mucho, ha sido una bendición, buscamos junto con otros colaboradores crear una comunidad de escritores para formar, motivar y ayudar a crecer y encontrar vías de publicaciones. Creo que estando en comunidad y apoyándose es la única manera de elevar la literatura dominicana, motivando la inclusión. En 2020 tenemos grandes planes.

Has obtenido reconocimientos en Funglode. Cuéntanos de eso?
Funglode ha sido como un segundo hogar, donde pude obtener mis primeras publicaciones. Este año quedé entre los tres ganadores del Premio Nacional de Cuento Juan Bosch. Ellos hacen una gran labor para impulsar la literatura dominicana y los nuevos talentos.

¿Qué proyectos tienes entre manos?
Actualmente varios. Estoy escribiendo obras de teatro y cine, también estoy en proceso de mover mi primer libro de cuentos, el proceso de publicación, que sería mi primer libro. Eso me tiene muy contenta. Además, tengo algunos proyectos de actuación. 2020 será un gran año de oportunidades y más crecimiento.

Desarrollo
Escribir para mí es necesario. Y la disciplina y la constancia son la fórmula para un escritor crecer y desarrollarse plenamente”.

Encanto
Me gusta sorprenderme con lo que escribo, la magia de cómo los personajes van tomando acción sobre mi”.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorRoyal Salute 21 años con nueva presentación
Noticia siguienteEl pesebre (II)