¡Solo por fe!

Compartir

Mirar el firmamento requiere de entender que lo que observamos está sujeto a nuestra capacidad de percepción y no al objeto mismo. Cada lucero emite una luz que se originó millones de años luz antes que traspasaran nuestras pupilas. Ese descomunal firmamento, comenzó a brillar mucho antes que naciéramos, ha brillado primero en la mente de Dios, luego en el universo, más tarde en nuestros ojos y tal vez llegue a alumbrar nuestros corazones. Lo significativo es que en todo aspecto nuestro bien fue creado con gran antelación y detalle, que estamos a la distancia de un paso de fe para lograrlo. Tu corazón es un nano universo donde las promesas eternas de Dios brillan cada vez que creemos. ¡Que cómo está en el cielo se haga en la tierra!

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorMirada al año (2)
Noticia siguiente2020, el año de la Consolidación de la Seguridad Alimentaria