Testimonios de un cambio en sus estilos de vida

Ronnie Belliard se congrega en la iglesia Segadores de Vida en la Florida.
Ronnie Belliard, Manny Ramírez, Ramón Ortiz y Moisés Alou integran un núcleo de exjugadores que hoy le sirve al Señor

Tuvieron fama y dinero, lo que a muchos de ellos no les llenó. Con el paso de los años decidieron acercarse a Dios y llevar una vida totalmente diferente a la que experimentaron en un momento.

Ronnie Belliard, Manny Ramírez, Moisés Alou, Ramón Ortiz, Tony Fernández, Juan Guzmán, Roberto Novoa y Tony Batista forman parte de un gran núcleo de jugadores que hoy le sirven al Señor.

“La fama y el dinero no es algo parecido a lo que el Señor me ha mostrado durante este tiempo. La fama y el dinero me enseñaron a mí durante muchos años de matrimonio muchas cosas, muchas de ellas negativas. Muchos años de martirio que le di a mi esposa.
Hoy, la vida es diferente y tengo una familia muy unida y entregada, gracias al Señor”, expresó a elCaribe Belliard, quien se retiró del béisbol en 2010.

Desde el 2012, Belliard se congrega en la iglesia Segadores de Vida, un templo cristiano ubicado en Southwest Ranches, Florida. “Es algo que se lo sugiero a todo el mundo. Es algo que te da paz en todos los aspectos de la vida. Es un momento hermoso el que estoy viviendo junto a mi familia”, dijo el exjugador del cuadro.

En ese mismo templo, Belliard se hace acompañar, desde el 2012, de Manny Ramírez, quien muestra su júbilo por haber encontrado, a su juicio, el camino que le cambió su vida.

“Le estamos sirviendo al Señor desde hace un buen tiempo junto a mi gran empresa que es mi familia. En el evangelio lo que es imposible para el hombre es posible para Dios. Estamos creciendo a muy buenos pasos en el evangelio y de seguir conociendo más a Dios a través de palabra”, expuso Ramírez a elCaribe.

Ramón Ortiz tiene diez años como pastor de la iglesia Poder Restaurador de Dios.

La conversión de Ortiz

Ramón Ortiz, con 12 años en las Grandes Ligas y un anillo de Serie Mundial con los Angelinos de Anaheim en 2002, tiene 13 años en el evangelio y diez predicando. “Lo alcanzado en la pelota no pudo llenar un vacío en el corazón y Jesucristo llegó a cubrir la expectativa, una experiencia poderosa”, relata el nativo de Cotuí.

Se define como una persona privilegiada por poder servirle al Señor y a la vez le hace un llamado a aquellas personas que entiende están faltas de felicidad espiritual, a que se acerquen a la iglesia y logren una conversión en sus vidas.

“Es un privilegio servirle al Señor, ya que la firma más grande del mundo que un ser humano puede tener es cuando firma ante el Rey de Reyes y Señor de Señores. Sin drogas, bebidas y cosas que no son agradables a Dios se pueden alcanzar grandes logros, Jesucristo es el camino, la verdad y la vida y no importa que estés en el suelo, Él tomará tu mano y te levantará”, sostuvo el exlanzador, quien jugó por 15 temporadas en la pelota otoño-invernal, 13 de ellas con los Tigres del Licey.

En septiembre pasado, Ortiz participó en una actividad llamada “Miércoles de fuego del Espíritu Santo”, organizado por la iglesia Poder Restaurador de Dios. La misma fue realizada en el Pabellón de Voleibol del Centro Olímpico Juan Pablo Duarte y el otrora lanzador hizo de la palabra.

Moisés Alou tiene dos años que se convirtió al cristianismo.

Habla Moisés

Moisés Alou, quien paseó su calidad por las Grandes Ligas, es otro que está en el evangelio. El también hombre de oficina conversó con elCaribe sobre sus dos años de experiencia en estas lidias.
“He sido un fiel admirador de los cristianos”, dice Alou, quien agotó su último turno en las Grandes Ligas el 10 de julio de 2008 con los Mets de Nueva York frente a los Diamondbacks de Arizona. “Hace dos años que me convertí y es algo que me llena de mucho júbilo por la tranquilidad y la espiritualidad que tengo en mi vida junto con mi familia”, agregó.

En el caso de Juan Guzmán, el exlanzador de los Azulejos de Toronto y ganador de un anillo de campeón con esa organización en 1993 ante los Bravos de Atlanta, también le sirve al Señor a través de su fundación, ubicada en el sector de Manoguayabo, en Santo Domingo Oeste, y en los Estados Unidos.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorEE.UU. advierte a Irán detener las provocaciones
Noticia siguienteCibao FC contrata al defensa Mateo Zazo