Elecciones municipales, ¿serán limpias?

Ya no más espera, ni alharacas políticas. Este domingo llegará la hora esperada. El momento para dar inicio a las tan ruidosamente cacareadas elecciones municipales.
Según lo informado -en forma categórica- por el presidente de la Junta Central Electoral (JCE), el veterano jurista Julio César Castaños Guzmán, “todo está debidamente listo para comenzar el proceso de votación”.

Estos comicios son la antesala de las elecciones presidenciales y congresuales que se realizarán el próximo 16 de mayo en las que terciarán como candidatos a la jefatura del Estado Gonzalo Castillo, Leonel Fernández y Luis Abinader.

Pero el análisis de esa consulta electoral, en la que serán electos el Presidente y el Vicepresidente de la República, así como los nuevos senadores y diputados, lo haremos en la víspera.

Porque ahora hay que concentrarse en los comicios del domingo en los que se elegirán las nuevas autoridades, (alcaldes, vicealcaldes, regidores) que, de acuerdo con analistas y politólogos, podrían ser “un termómetro” que medirán las elecciones de mayo.

A miles de votantes, que no han emitido simpatías políticas, les preocupa que el próximo domingo, en el mismo proceso comicial, se repitan problemas, que no sean aceptados los resultados, como ocurrió en las elecciones primarias del 6 de octubre en las que participaron los partidos de la Liberación Dominicana (PLD) y del Revolucionario Moderno (PRM).

Lo que se quiere es -para la solidez de nuestra democracia- que haya total transparencia, limpieza total.

Lo que aspiran los millones de sufragantes, sin importar banderías políticas-partidaristas, es que los resultados de esos comicios tengan toda la a anhelada credibilidad.

Que no haya trampa, nada de fraude. Se insiste que sean unos comicios limpios, transparentes y sin traumas para que no se produzcan protestas -ni denuncias de fraude- como ocurrió en las pasadas elecciones primarias.

Me concateno con lo expuesto por el editorial de elCaribe del pasado miércoles. Y cito algunas de sus líneas: “Las quejas, querellas y conflictos pervivieron hasta días recientes, pero ya están quedando atrás. Lo actores tienen la mirada fija en las elecciones del domingo y la Junta Central electoral ha logrado restablecer sus cualidades, pasadas las pruebas asociadas al sistema de votación empleado en las primarias”.

La realidad es que la JCE es la que tiene que garantizar a limpieza de los venideros comicios. El éxito o fracaso deberá ser atribuido al organismo colegiado. ¡A nadie más!

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorLa inmigración y un sentimiento de culpa
Noticia siguienteCoronavirus, elecciones y turismo