La política y la religión

Desde los tiempos del emperador Constantino cuando se emitió el “Edito de Milán”, la política y la religión han caminado de la mano por siglos, unas veces para proteger sus intereses sectarios y otras para ejercer su poder de dominación sobre las sociedades, feligreses y gobernados.
Al parecer, las cosas no han cambiado mucho en siglos de luchas, de grandes sacrificios de adalides que procuran la igualdad de los seres humanos por siempre, sin menosprecio de color, raza o credo y que, al final terminan como mártires.

Hoy en día, además del Vaticano y las diversas órdenes que han bordeado su incidencia en el universo terrenal, las grandes sectas surgidas a partir de Martín Lutero y Juan Calvino, operan como imperios dominantes que doblegan la voluntad de los religiosos, así como los partidos disminuyen considerablemente a los militantes cuando arriban al poder.

Creemos que independientemente del gran dominio religioso y del poder fáctico y militar de las naciones más poderosas del mundo, están el dominio del amor y el valor de los seres humanos, razón que nos compromete y obliga a luchar por preservarlos.

República Dominicana es un país pequeño con apenas 48 mil kilómetros cuadrados y poco más de 10 millones de habitantes, que padece todos los males derivados de este dominio malvado que no permite su desarrollo, porque las violaciones constantes a las más elementales normas de convivencia, la corrupción oficial y partidaria predominan y, la razón y la Justicia no tienen nido.

La gente quiere ser libre, pensar, transitar y tener derecho a los beneficios del ejercicio del Estado, pero ese privilegio se derrama en ese reducido grupo que controla el poder, la religión y los partidos.

Los dominicanos han perdido su vocación de nación cristiana, su valor de pueblo y, en la mayoría de los casos, con honrosas excepciones, sucumben ante las dádivas y los espejismos, de los verdugos, cuando quieren hacer uso de su voluntad. ¡Algún día será!

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorDe burgueses y burguesía
Noticia siguientePGR pide a JCE informe sobre proceso electoral
Santos Aquino Rubio
El autor es periodista y abogado.