Iglesia católica da inicio a la Cuaresma

Una cristiana católica recibe la imposición de ceniza en la parroquia Divino Niño Jesús, de Las Praderas, en el inicio de la Cuaresma, tiempo para vivir más cerca de Cristo.

Con el Miércoles de Cenizas, celebrado ayer, la Iglesia católica dio inicio a la Cuaresma, tiempo litúrgico de oración, penitencia y ayuno que dura 40 días.

Para los católicos la imposición de la ceniza simboliza el arrepentimiento y la conversión, por lo que miles de fieles se dieron cita en las diferentes iglesias del país para que el sacerdote coloque la ceniza en la frente en forma de cruz.

A la hora de la imposición se le dice a la persona “concédenos, Señor, el perdón y haznos pasar del pecado a la gracia y de la muerte a la vida”, “recuerda que polvo eres y en polvo te convertirás” o “arrepiéntete y cree en el Evangelio”.

En este día se realiza abstinencia y ayuno, la primera es obligatoria a partir de los 14 años y consiste en no comer carne.
Mientras que lo segundo es desde los 18 hasta los 59 años, con lo que solo debe hacer o ingerir una sola comida fuerte al día.

Cenizas salen de ramos quemados

Muchos desconocen que las cenizas que se imponen se obtienen de la incineración de las palmas bendecidas del Domingo de Ramos del año que le antecede, y que además hace referencia a que “fue signo de gloria y pronto se reduce a nada”.

Los católicos indican que la imposición de la ceniza es un “signo de arrepentimiento, de penitencia, pero sobre todo de conversión”. Además, que recuerda que “nuestra vida en la tierra es pasajera y que nuestra vida definitiva se encuentra en el Cielo”.

Antiguamente los judíos acostumbraban a cubrirse de ceniza cuando hacían algún sacrificio y los ninivitas también usaban la ceniza como signo de su deseo de conversión de su mala vida a una vida con Dios. En el año 384 d.c., la Cuaresma adquirió un sentido penitencial para todos los cristianos.

Papa Francisco llama a la reconciliación

El Papa Francisco ayer en su homilía de la misa por el Miércoles de Ceniza en la Basílica de Santa Sabina de Roma, recordó el llamado a la reconciliación durante Cuaresma porque “es un tiempo de gracia, para acoger la mirada amorosa de Dios sobre nosotros y, sintiéndonos mirados así, cambiar de vida”. “El abrazo del Padre en la confesión nos renueva por dentro,” dijo.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

  • Etiquetas
  • d3
Compartir
Noticia anteriorTemerario olvido
Noticia siguienteRay Guevara envía mensaje por la Independencia