Un enemigo del beso

No habíamos visto, a lo largo y ancho de la historia planetaria, una enfermedad tan odiosa, inhumana e insensible como el coronavirus, no por la fiebre que la acompaña, no por la resequedad de boca y garganta que impone, no por la impertinente tos que la acompaña hasta en las horas de sueño (si es que te deja dormir), no por la desesperante depresión y el alelamiento que le impone a sus víctimas con esas ridículas mascarillas. No. Lo peor no es todo eso. El más extremo castigo que impone esta aborrecible enfermedad es la odiosa prohibición del beso.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorEl PRM y las grandes plazas
Noticia siguiente¿Lucha tendencial?