¡Viene de camino!

No hay oración sin respuesta, pero tampoco hay oración sin obstáculos. Una muestra clara está narrada en Daniel 10:12 cuando siendo visitado por el ángel Gabriel, éste relata las fuertes interferencias que enfrentó para traer la respuesta divina a sus plegarias. Fueron 21 largos días de oposición, lo suficiente como para desanimar a cualquiera y pensar que Dios no nos oye, no nos ama, no se interesa de nuestras situaciones o simplemente llega tarde. Pero la respuesta y ante todo el mensajero, demuestran todo lo contrario.

La capacidad de respuesta de Dios sobrepasa las oposiciones así como las mismas peticiones. El Padre envía al mismo jefe y comandante de sus huestes celestiales, si es necesario. No temas, lo que al Señor has pedido, viene en camino.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anterior¡Agua, CAASD!
Noticia siguienteDice ya se decidió posponer los Juegos Olímpicos