Asunto de vida

No es tiempo de perder tiempo. Dejemos atrás el ocio, el desperdicio y la indiferencia. Este virus ataca el cuerpo, pero realmente viene por tu conciencia. Dejemos de entender a medias, entendamos ya quién es el todo. Toma tu cruz y anda por tu casa, recorre tu alma y sujeta tus horas en esta encrucijada, porque no importa si un virus domina los suelos cuando estás alineado a quien gobierna desde el cielo. Nadie sabe el bien que tiene hasta que lo pierde, y nadie pierde más que aquel que se cree ganado. ¡Cuidado con lo que pierdes cuando ganas! Muchos dicen saber a dónde van, pero ya están perdidos. El que busque salvar su vida, la perderá pero el que pierda su vida por causa de Jesús, la hallará.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorEl sentido de la vida
Noticia siguienteNo olviden mi tarja