Con la cáscara de arroz Giovanny hace abono

Compartir
De manera temporal Giovanny ha llegado a contratar hasta 10 empleados.
Con la pequeña empresa contribuye con el control de la contaminación del aire; antes exploró otros negocios

Giovanny Ceballos contribuye cada día de manera directa al control de la contaminación del aire, reciclando como abono cenizas de cáscara de arroz, que de no ser reutilizadas afectarían posiblemente al medio ambiente.

Es una de esas personas que en la zona rural denominan como “curiosa”, pero en este caso, haciendo alusión a su condición de persona emprendedora, que sabe aprovechar cada oportunidad que se presenta.

Ha explorado diferentes opciones de negocios, y una por la que se decidió fue por la compra y venta de un abono orgánico, llamado popularmente Ceniza de Arroz, y que se emplea en la mejora de cultivos agrícolas.

Las factorías arroceras en el proceso de limpieza del citado grano, necesariamente producen la ceniza. Giovanny las recicla vendiéndola como complemento de abono para todo tipo de plantaciones, ya que sube el PH del suelo.

El PH del suelo es una medida de la acidez o alcalinidad en los suelos. El PH se define como el logaritmo negativo de la actividad de los iones hidronio en una solución. El índice varía de 1 a 14, siendo 7 neutro, de acuerdo con explicaciones técnicas.

Giovanny Ceballos es huérfano de padre y madre, tiene tres hijos, que son su inspiración para levantarse cada día a buscar los recursos de cubrir sus necesidades básicas.

“Quiero darle a mis hijos lo que yo no pude. Me preocupo por que asistan a la escuela porque yo tuve que trabajar desde chiquito para ayudar con la manutención de mis hermanos”, le cuenta a elCaribe. Y agrega: “Llegué a cuarto curso y no pude seguir estudiando”.

Asegura que el trabajo actual le da la oportunidad de hacer algo bueno para su familia y para el medio ambiente.

Cuando se inició en la venta de ceniza de arroz para viveros, hace poco más de un año, lo hizo como intermediario, captando clientes sin pensar la gran demanda que hay en ese mercado, lo que luego le llevó a realizar directamente la compra y a llevar el producto al cliente.

Distribuye ese residuo entre agricultores con invernaderos para exportación de tomate, pepino, ají morrón y otros, así como a propietarios de viveros. Según investigaciones y estudios que se han realizado, el aporte al suelo del silicio existente en la ceniza de arroz incide en lograr cosechas de mejores rendimientos y calidad, al igual que el sustrato que contiene favorece el buen desarrollo radicular de las plantas ornamentales y flores.

El emprendedor agradece un financiamiento que recibió de la Fundación Dominicana (FDD), una entidad que otorga solo microcrédito individual, y que está presente en nueve provincias del territorio nacional a través de 15 oficinas, ubicadas, básicamente, en el Gran Santo Domingo (Distrito Nacional y provincia Santo Domingo), en la región Norte del país y en San Cristóbal.

El crédito promedio de la institución es menor de 19,000 pesos. “Cuando hablamos de la Fundación Dominicana de Desarrollo estamos hablando de reducción de pobreza, de reducción de desigualdad económica, de reducción de desigualdad económica, de creación de oportunidades para aquellos que son más vulnerables y de permitir que aquellos que no tienen acceso al sistema financiero formal puedan acceder al crédito”, le dice Amelia Reyes Mora, presidente de la organización, a este periódico.

Geovanny creó una logística de trabajo en la cual contactó a todas las personas que tienen viveros en Bonao, Constanza, La Vega y Santo Domingo.

Por ser responsable los clientes les son fieles

Las empresas que Giovanny ha contactado, logrando que le hagan pedidos, se mantienen hasta la fecha como clientes fieles y recomendando los servicios de este microempresario, quien ha logrado fidelizarlos por orientarles sobre el mejor uso del producto y cumplir a tiempo las solicitudes.

De manera temporal ha llegado a contratar hasta 10 empleados, junto con los camiones o patanas que arrienda para el transporte de las cenizas supliendo hasta 1,500 sacos. Está ubicado en El Ligadero después del Puente #3, en Blanco, Bonao, Monseñor Nouel. Tiene el teléfono (849)216-8211.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

  • Etiquetas
  • d4
Compartir
Noticia anteriorCientos se aglomeran para buscar la ayuda del Gobierno
Noticia siguiente26 mil personas han usado Aurora COVID