Mientras Wuhan despide a los sanitarios, Japón declarará estado de emergencia

Compartir

Redacción Internacional.- La ciudad china de Wuhan, de donde partió la pandemia de coronavirus, se prepara a poner fin el miércoles a 11 semanas de cuarentena y hoy ha despedido con una ceremonia festiva al personal sanitario desplazado desde otros lugares del país para evitar el colapso hospitalario durante los peores momentos de la crisis.

La ciudad ha dicho adiós a un centenar de enfermeras de la provincia oriental de Shandong que quedaban en la ciudad y fueron parte del contingente de más de 42.000 sanitarios de todo el país destinados a finales de enero y principios de febrero a la provincia de Hubei y, en particular, a su capital, Wuhan.

En Wuhan han fallecido hasta hoy 2.571 personas por COVID-19 de las 3.331 que han muerto en toda China y se han registrado 50.008 contagios de los 81.708 del país. Las ultimas cifras publicadas hoy indican que en las últimas 24 horas ha habido cero contagios y un solo muerto.

Hace unos días empezaron a abrir comercios en la ciudad, pero sólo se puede entrar en ellos con mascarilla y presentando en el móvil un certificado que acredite que la persona está sana.

En el conjunto de China, según informó hoy la Comisión Nacional de Sanidad, el número de contagiados "activos" por el coronavirus SARS-CoV-2 es de 1.299; es la primera vez desde enero que la cifra queda por debajo del listón de los 1.300. Quedan 265 pacientes en estado grave.

Mientras tanto Japón, que por la proximidad geográfica fue de los primeros países afectados pero donde el número de contagios y defunciones se mantuvo relativamente bajo, está registrando una aceleración de la epidemia que ha llevado al Gobierno a decretar el estado de emergencia.

El primer caso de coronavirus se registró en Japón el 16 de enero y hasta la fecha se han contagiado 4.600 personas, de las cuales 105 han muertos, incluyendo los casos de un crucero que amarró en el puerto de Yokohama a comienzos de febrero.

La declaración de emergencia, que se producirá formalmente mañana, permite a las autoridades locales imponer una serie de restricciones que afectarán a siete prefecturas del país, incluida Tokio, y se prolongará por un mes.

En los últimos días las autoridades de Tokio han pedido al Gobierno central que declare el estado de emergencia con el fin de atajar un incremento de casos notado en la capital.

El primer ministro Shinzo Abe, sin embargo, se ha venido resistiendo a adoptar esa decisión, entre otras razones por el impacto económico que pueden tener. Abe está, de hecho, preparando un paquete de emergencia económica que medios locales cifran en un billón de dólares.

Tokio y otras seis prefecturas reciben poderes para, por ejemplo, cerrar colegios, prohibir eventos públicos o pedir a la población que no salga de su casa. El sistema legal japonés, sin embargo, no establece sanciones para quienes no cumplan.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorFNP propone pacto nacional y social para la protección empleos y reactivación de empresas
Noticia siguienteNueva York se plantea entierros temporales en parques