Pensar en el futuro

Para muchos, pensar en el futuro es robarle tiempo al presente. Dejar de disfrutar plenamente el ahora. Una especie de morir en la víspera.
Algunos estiman como una insensatez complicarse en lo que vendrá después y más cuando el presente está compuesto por tantos retos y complicaciones.

Mirar más allá de la realidad actual, no nos permite enfocarnos en todo lo que tenemos por delante.

Aunque muchos no lo crean, existen muchas personas que aún en medio de la mayor felicidad y en momentos en que en sus vidas todo marcha a las mil maravillas, de repente y de forma inexplicable se paralizan de temor al pensar ¿Qué pasaría si mañana no es así?

Tan pronto este pensamiento hace asomo, todo lo bueno que se tiene en ese “aquí y ahora, queda reducido a nada. Los temores por el impredecible futuro le quitan el sentido y valor a nuestro presente. Sin darnos cuenta, afectamos a nuestros seres queridos, pues les hacemos sentir que todos sus esfuerzos por contribuir con nuestro bienestar y felicidad son inútiles
Hacer planes a corto o largo plazo no es malo, al contrario, la organización y planeamiento son los pilares de una vida exitosa, tanto dentro como fuera del hogar.

Lo que no está bien es cederle al futuro un espacio de tiempo más allá de lo debido.

Cada etapa y cada tiempo tiene su espacio y todos tienen importancia y valor. El pasado, nos sirve de consulta para no repetir las malas acciones o los errores que pagamos a un alto precio. El presente es lo tangible, lo que tenemos para hacer y construir, y el futuro, es lo que viene, lo que ha de ser y que nadie cambiará.

Nuestro momento es ahora, con quienes queremos y con quienes nos quieren. Es la oportunidad que no volverá jamás y por eso, no vale la pena perder este día ni ningún otro pensando en cómo serán las cosas mañana, cuando nos queda tanto por construir hoy.

Es importante no olvidar que los tiempos pasado, presente y futuro son tan efímeros, que cuando nos damos cuenta, hemos pasado de uno a otro casi de manera imperceptible.

Como ahora, cuando usted, lector, concluya la lectura de estas líneas, pasará a la siguiente página. Así de simple vamos viviendo cada tiempo, al cual debemos concederle su espacio. El futuro llegará y en un abrir y cerrar de ojos tomará el lugar del presente y del pasado, para dar paso a un nuevo e incierto porvenir.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorEl sueño durante la cuarentena
Noticia siguienteLa travesía de Gina Mambrú