Las votaciones

    Compartir

    Definitivamente, tenemos que celebrar las elecciones el 5 de julio.
    Ahora, lo que debe la Junta Central Electoral (JCE) y todos los dominicanos, todos, es ver cómo se puede conseguir la mayor participación, sin que agravemos la calamitosa situación de la salud colectiva.

    No vamos aventurar por aquí ninguna recomendación. Pero son muchas las iniciativas que se pueden acometer para que la gente pueda acudir en condiciones mínimas que permitan el cumplimiento del deber ciudadano, y sobre todo, preservar la continuidad democrática con la transmisión de poder el 16 de agosto.

    Habría que pensar en una modificación de los horarios. Las votaciones tendrían que empezar a precisión a las 6:00 a.m. y prolongarlas hasta las 8:00 p.m. No es tonto pensar en la separación por tanda de hombres y mujeres. Ya se hizo en las elecciones de 1996. Otra posibilidad sería que las personas concurrieran por orden alfabético, para lo cual habría que segmentar por franja horaria.

    Todas esas son ideas tontas, pero lo que está claro es que deben crearse las condiciones materiales (porque las subjetivas son difíciles) que permitan las votaciones en condiciones adecuadas para la salud colectiva.

    La Madre Tierra

    Hoy 22 de abril es el Día Internacional de la Madre Tierra. Llega en medio de la dramática situación de sus habitantes por la presencia de un virus desconocido que de acuerdo con una especialista de la Organización Mundial de la Salud (OMS) proviene de un espécimen animal. Nada extraño a su biodiversidad tan impactada por las acciones de sus más dinámicos pobladores, los seres humanos.

    La Tierra está sometida a una despiadada contaminación provocada por los desarrollos de los humanos, que sin embargo no hacen lo suficiente para mantener su naturaleza lo más equilibrada posible.

    Este día llega cuando nos preguntamos por qué hemos sido tan devastadores y no hayamos podido lograr consensos para al menos preservar la calidad del ambiente, tan esencial para la vida precisamente de sus ingratos hijos. Tan paradójica resulta la vida.

    Al menos, gracias a la iniciativa del senador estadounidense Gaylord Nelson, hoy recordamos que La Tierra también tiene un día para honrarla. Y ahora más que nunca vale recordarlo.

    Mantente informado

    Recibe en tu correo actualizaciones diarias
    de las noticias mas importantes de la actualidad.

    Compartir
    Noticia anterior¡Detengamos la crisis ya!
    Noticia siguienteAlgunos centros de repuestos siguen trabajando