El Gobierno británico, bajo presión para planear el fin del confinamiento

Compartir

Londres, 24 abr (EFE).- El Gobierno británico afronta crecientes presiones internas para poner sobre la mesa una hoja de ruta que permita vislumbrar el fin del confinamiento de la población por la COVID-19 y reactivar la economía del Reino Unido.

Los medios británicos han descrito en los últimos días un Ejecutivo dividido en dos bandos: uno encabezado por el ministro de Salud, Matt Hancock, que aboga por mantener todas las medidas hasta que se haya minimizado el riesgo de una segunda oleada de la enfermedad, y otro liderado por el titular de Economía, Rishi Sunak, quien apuesta por acelerar la vuelta a la actividad de las empresas.

El equilibrio entre ambas posturas no se romperá, previsiblemente, hasta que el primer ministro británico, Boris Johnson, retome las riendas del Gobierno, una vez termine la convalecencia que sigue para recuperarse de la COVID-19.

Al inicio de la pandemia, Johnson fue menos drástico en sus planes para contener la propagación de la enfermedad respecto a otros mandatarios europeos.

No obstante, en el Reino Unido se contempla la posibilidad de que tanto él como su principal asesor, Dominic Cummings, hayan endurecido su enfoque tras sufrir ambos síntomas severos de la enfermedad.

La presión sobre el Ejecutivo para detallar un programa de salida del confinamiento ha aumentado después de que la ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, publicará un plan sobre cómo se gestionará en la región la reapertura de los colegios, las empresas y los locales de ocio cuando llegue el momento de relajar las medidas de distancia social.

"El Gobierno debe explicar a los británicos lo que está planeando. Debemos confiar en que los ciudadanos comprenderán cómo va a producirse (el fin del confinamiento). La administración escocesa ha hecho lo correcto y quiero que el Gobierno del Reino Unido haga lo mismo", afirmó al diario "The Times" el exlíder conservador Iain Duncan Smith.

"El enfoque de Sturgeon es adecuado: una discusión honesta sobre las duras desventajas que afrontamos ante la perspectiva de convivir con el virus en el futuro cercano", indicó, por su parte, el exministro de Economía conservador George Osborne.

VUELTA AL TRABAJO DE JOHNSON

En las últimas horas se ha especulado con la posibilidad de que el jefe de Gobierno británico vuelva al trabajo el próximo lunes, aunque su portavoz oficial ha subrayado que solo regresará a su despacho de Downing Street cuando obtenga la luz verde de su equipo médico.

Durante su convalecencia en la residencia campestre de Chequers, Johnson, de 55 años, se mantiene informado regularmente sobre los avances en la estrategia contra la pandemia, pero por el momento no está tomando decisiones al ritmo habitual, detalló su portavoz.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado tras conversar con Johnson por teléfono esta semana que el primer ministro británico "suena increíble" y parece "listo para seguir".

LAS MUERTES SE ACERCAN A 20.000

El número de muertes registradas en hospitales del Reino Unido por la COVID-19 aumentó este viernes en 684, hasta un total de 19.506 fallecidos desde que comenzó la pandemia y por encima de los 616 que se comunicaron ayer.

La cifra de casos confirmados en veinticuatro horas también ha aumentado, hasta 5.386 este viernes, si bien ese incremento ha ido en paralelo a un avance en la cantidad de test de la COVID-19 que se han llevado a cabo, desde 23.560 pruebas diagnósticas ayer hasta 28.532 hoy.

La viceconsejera médica del Gobierno, Jenny Harries, destacó hoy en una rueda de prensa que la curva de contagios en el Reino Unido "se está aplanando", lo que indica una "reducción en los casos y la transmisión" del coronavirus.

Advirtió, sin embargo, de que en los próximos días se espera un incremento del número de casos detectados, a medida que aumente la cantidad de test diarios.

El Gobierno mantiene el objetivo de alcanzar las 100.000 pruebas diagnósticas diarias la próxima semana y asegura que ya cuenta con capacidad suficiente para realizar 51.000 test cada jornada.

Esta mañana se habilitó por primera vez una página web oficial para que los trabajadores de sectores claves, que no deben seguir medidas de confinamiento, pidan cita al servicio público de salud para que se les realice la prueba de la COVID-19.

La página, sin embargo, cerró pocas horas después, ante la demanda masiva que se registró entre los cerca de 10 millones de británicos que pueden solicitar desde hoy esas pruebas.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorEEUU repatría a estadounidenses varados en Cuba en dos vuelos desde La Habana
Noticia siguienteSenado convoca para el domingo conocimiento de solicitud extensión al Estado de Emergencia