¡Sepamos esto!

Una de las cosas maravillosas de la fe es que nos revela la frondosa, profunda e inagotable paternidad de Dios, quien nos ama tanto, porque lo hace por medio de su hijo amado, Jesucristo; es así como tus mejores amigos incorporan a tus recién nacidos en el corazón. Es suficiente saber que son tuyos; no hicieron nada para ser amados, y algunos con los años hacen cosas imperdonables para que dejemos de amarlos pero sin éxito, excepto que nos sacrifiquemos más por verlos llegar maduros a la meta.

Los padres nunca terminamos, y cuando así parece entonces pasamos a ser abuelos. Pero sepamos esto, Dios no tiene nietos, todo lo que tiene es para sus hijos y por eso siempre te dará más de lo que mereces.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anterior“Todo junto”
Noticia siguienteSiguen los esfuerzos por apagar Duquesa