Las crisis templan los liderazgos

El partido de gobierno -el PLD-, desde que llegó al poder -96-2000-; pero, más que nada, a partir de 2004 hasta la fecha, ha sabido sortear las más difíciles tempestades y turbulencias, y esas pericias -junto a la escuela política bochista en la que se formaron sus cuadros-líderes- le ha permitido gobernar con más luces que sombras.
Para muestra citaremos algunos momentos fulgurantes de esos avatares, turbulencias y aciertos: a) lograr la mejor transición democrática política-generacional de los grandes liderazgos nacionales -Bosch-Balaguer-Peña-Gómez-, y encima, poner en el mapamundi el feudo-país (Trujillo-Balaguer) aislado, b) haber logrado, en el 2004, sacar el país de una crisis o catástrofe económica que arruinó nuestro crédito internacional y el sistema bancario, c) enfrentar, con acierto sin igual, la crisis financiera global que se gestó en el 2008, d) lograr, 2012; a pesar de ciertas turbulencias y escarceos internos, el relevo de liderazgo en el poder -con Danilo Medina-, e) realizar una obra de gobierno, sin precedentes, enfocada en la agenda social histórica acumulada (2012-2020); y f) ver salir, alegando “fraude”-algoritmo, etcétera, a uno de sus líderes en el contexto de unas primarias internas cuyos resultados-derrota no aceptó, y, al mismo tiempo, sortear, con acierto y determinación, una impredecible pandemia -sanitaria-global- en medio de una coyuntura electoral y todos los actores políticos -oposicionistas-, casi al unísono, procurando el fracaso a través de una doble manipulación mediática-periodística: criticar todo y solo salir al ruedo público no por altruismo, responsabilidad política-ciudadana (de compromiso país), sino, porque al final descubrieron, ya tarde, que el candidato Gonzalo Castillo se creció en medio de la pandemia al ejercer un liderazgo de gerencia efectiva -sin que nadie lo convocara-, mientras su más cercano contendor se enteraba y seguía la evolución de la pandemia desde el confort de su casa vía declaraciones de prensa; y otros, desde oficinas-partidos, centro de pensamiento, críticas y retóricas.

Hoy vemos, atónitos, como, unos y otros, están en las calles validando lo que antes criticaban -el liderazgo político-social o solidario de Gonzalo-: estar con la gente en medio de la desgracia y siendo útil, sin que nadie lo convocara. A diferencia, de aquellos -otrora críticos-, que, ahora, lucen hasta torpes haciendo de Robin Hood de última hora.

Sin embargo, ya es tarde porque el país ha visto a dos líderes tirados en las calles: uno jugando su rol de jefe de Estado y a la altura de las circunstancias; y el otro, Gonzalo Castillo, en su condición de ciudadano, empresario y candidato, dándolo todo, a todo riesgo, y sin decir una palabra o respuesta-replica a las críticas….

Sin duda, Gonzalo, marcó escenario y ritmo de esta campaña….

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorLas emociones contaminan el debate (y 2)
Noticia siguienteSeñales de humo