Elecciones y nueva realidad política

Aunque desde el punto de vista sanitario estamos luchando de manera firme contra la pandemia del coronavirus, no es menos cierto que desde el punto de vista político e institucional tenemos otra gran batalla que librar: las elecciones del 5 de julio.
Todos los sectores están de acuerdo que se deben realizar las elecciones y que es necesario para la democracia que un nuevo presidente, sea del PLD o de la oposición, sustituya al presidente Danilo Medina, quien ha hecho una brillante gestión.

Previo a las suspendidas elecciones municipales de febrero, el PLD y su candidato presidencial Gonzalo Castillo, mostraban una gran fortaleza. Pero esa suspensión, provocada por una deficiencia e irresponsabilidad de la Junta Central Electoral, le fue endosada al gobierno y al PLD. Ante eso, la oposición generó una ola de protestas, la sociedad se creyó el cuento de que el PLD y el gobierno eran los responsables de esa suspensión y la Plaza de la Bandera se convirtió en un foco de protestas.

Esa situación, basada en un argumento falso, fue un golpe demoledor para el PLD. Sus candidatos llegaron a las elecciones llenos de impopularidad, y a la defensiva, por lo que, a pesar de que obtuvo una alta votación, perdió plazas que se daban por ganadas.

Como el PRM obtuvo esas plazas y salió muy fortalecido de esas elecciones, el panorama de cara a los comicios del 17 de mayo se veía sumamente favorable a Luis Abinader. Pero, un nuevo acontecimiento no programado ni esperado por nadie, cambió de repente todo el panorama electoral: la llegada del coronavirus.

La pandemia lo transformó todo desde el punto de vista político-electoral. Lo primero fue que hizo suspender y posponer las elecciones de mayo. Asimismo, impidió toda actividad electoral. Y el país político, comandado por el gobierno, se concentró en enfrentar el coronavirus.

Es ese momento que el PLD y Gonzalo Castillo toman la vanguardia, al asumir de manera responsable y diferente su papel ante la crisis. Mientras Abinader se refugiaba en su casa, viendo los acontecimientos por televisión, Gonzalo salió a la calle a apoyar a la población, entregar ayudas a organizaciones de la sociedad, entregar miles de mascarillas y guantes al gobierno y a instituciones de la sociedad, restaurar casas en los barrios populares, apoyar económicamente a jóvenes emprendedores y puso su empresa Helidosa al servicio de dominicanos varados en muchos países.

Gonzalo ha mostrado su gran sentido solidario y su capacidad gerencial. Y en toda crisis, los pueblos buscan líderes que puedan enfrentarla con posibilidades de vencerla. Y Gonzalo se ha crecido ampliamente en ese aspecto, hasta el punto que tanto Luis como Leonel lo criticaron al principio, pero ahora están actuando igualito que él.

Todo eso, unido a la gran eficacia con que el gobierno de Danilo ha enfrentado la crisis, ha cambiado el panorama electoral. Hoy día Gonzalo se ha disparado en popularidad y apoyo, de tal manera que se perfila como el ganador de las elecciones de julio, ya sea en primera o en segunda vuelta. Y confiamos en que así será, para que esta grave crisis que nos agobia siga siendo enfrentada con eficacia, capacidad gerencial y sentido de la solidaridad.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorLectura de cuarentena
Noticia siguiente75 aniversario de la ONU