Todos me envidian

Nunca imaginé que alguna vez mis canosos años serían objeto de envidia generalizada, como me sucede hoy, como a muchos, gracias al Coronavirus, alias Covid 19 (cuyo apellido, por cierto, debe ser Men, Joa, Ben, Tse o Sang). Lo digo porque durante esta tiranía nunca he formado parte de las enormes filas que se hacen en bancos, supermercados y otros negocios masivos, pues los de mi categoría (nos llaman envejecientes, adultos mayores, personas de la tercera edad o malditos viejos) tenemos preferencia en todo… (Y, al entrar y salir de cualquier lugar lo que más escucho es “¡Qué envidia!”).

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorLetalidad del COVID-19 afecta más a mayores
Noticia siguienteLa campaña arrancó