¡Como su voz!

Y Dijo Dios: hágase... Su voz es la voz de la eficiencia. Al darnos una voz pretende que comuniquemos cosas y que seamos su voz en la tierra, una voz que conoce y entiende su voz, creando resonancia divina en este mundo sobreviviente del frenesí cotidiano, trayendo el cielo a la tierra, siendo voz de esperanza, el canto de la paz, el susurro del amor y la respuesta de la fe!
Es así como muchos se identifican y comparten la sonata de un sueño, la nota vibrante de nuestras convicciones y el timbre de nuestros valores. Aunque no suenas como ellos, sueñas sus ideales. Hoy el mundo no busca a jinetes galopando sobre el eco de un ego amaestrado, quiere una voz arrodillada ante el llanto de una humanidad desesperada.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorEn mejoría
Noticia siguienteFiscales de los EEUU exigen investigar a China por coronavirus