Fibromialgia: ¿cómo puede la COVID-19 afectar a estos pacientes?

El 12 de mayo se conmemoró el Día Mundial de la Fibromialgia, el síndrome de fatiga crónica y de la sensibilidad química múltiple.
Estos pacientes deben reforzar las medidas de seguridad preventiva por ser una población vulnerable

El paciente con fibromialgia conoce muy bien su dolor y está acostumbrado a identificar procesos que no son propiamente su enfermedad, apunta el reumatólogo Antonio Collado Cruz.

“Sus sospechas de poder estar infectado por Covid 19 deben ser atendidas ante la presencia de fiebre (mantenida por encima de 38ºC, excepto si se están tomando paracetamol o anti-inflamatorios, en cuyo caso podría ser menor) o síntomas respiratorios que no sean manifestaciones habituales de su enfermedad”, expone.

El experto explica que, a pesar de que los pacientes con fibromialgia severa suelen estar acostumbrados a un menor nivel de movilidad y desplazamientos, las condiciones de confinamiento total han supuesto una inmovilización prolongada y un aumento de las cargas emocionales, que pueden influir en el empeoramiento de la enfermedad y su sintomatología.

Sin embargo, como advierte Collado, también ha tenido algunas ventajas: “Con la implantación del teletrabajo muchos pacientes han visto reducido su estrés laboral y una mayor facilidad para adaptarse a los descansos, posiciones no prolongadas, fragmentación de la actividad y presión del entorno”.

¿Puede el tratamiento para la COVID-19 afectar al cuadro clínico de los pacientes con fibromialgia?

Actualmente se están probando algunos medicamentos en el tratamiento de la infección grave que provoca la COVID-19, como la hidroxicloroquina, algunos biológicos como citoquinas y antivirales, pero “ninguno ha demostrado empeoramiento o está contraindicado en pacientes con fibromialgia”.

¿Qué es?

Es una enfermedad crónica de causa no conocida que afecta al funcionamiento del Sistema Nociceptivo, que es la parte del sistema nervioso que se encarga del procesamiento del dolor en nuestro cuerpo. Esta afectación, además del dolor, provoca una afectación de las áreas cognitivas, emocionales y de las funciones neurovegetativas.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorLa coyuntura empuja a los candidatos a redefinir sus esquemas de campaña
Noticia siguienteLo que implica ser feliz