Dichosos, felices, bienaventurados

Introducción

Junté para una charla las afirmaciones de la Biblia que dicen explícitamente DICHOSOS, FELICES, BIENAVENTURADOS y las fui comentando una a una. Es un material que sirve igualmente para un taller, un conversatorio, una meditación o una simple lectura. Son 45 afirmaciones en total. Comenzaremos por las célebres bienaventuranzas en Mateo 5, 3-11 que marcan la moral cristiana y su espiritualidad.

Helas aquí, utilizaré solo la expresión DICHOSOS:

  1. “Dichosos los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos” (Mateo 5,3).
  2. “Dichosos los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra”(Mateo 5,4).
  3. “Dichosos los que lloran, porque ellos serán consolados” (Mateo 5,5).
  4. “Dichosos los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados” (Mateo 5,6).
  5. “Dichosos los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia” (Mateo 5,7).
  6. “Dichosos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios” (Mateo 5,8).
  7. “Dichosos los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios” (Mateo 5,9).
  8. “Dichosos los perseguidos por
    causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos” (Mateo 5,10).
  9. Dichosos seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa” (Mateo 5,11).
  10. “Dichosos más bien los que oyen la Palabra de Dios y la guardan” (Lucas 11, 28).
  11. “¡Dichosos los criados a quienes el amo encuentra en vela a su llegada! Os aseguro que los hará sentarse a la mesa y se pondrá a servirlos él mismo. Si llega a medianoche o de madrugada y los encuentra así, ¡dichosos ellos!” (Lucas 12, 37-38).
  12.  “Serás dichoso cuando des un banquete y llames a los pobres, a los lisiados, a los cojos, a los ciegos” (Lucas 14,13).
  13. “¡Dichosa la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueran dichas de parte del Señor!” (Lucas 1,45).
  14. “Dichoso el que lea y los que escuchen las palabras de esta profecía y guarden lo escrito en ella, porque el tiempo está cerca” (Apocalipsis 1,3).
  15. “Dichosos los que laven sus vestiduras, así podrán disponer del árbol de la Vida y entrarán por las puertas en la Ciudad” (Apocalipsis 22,14)
  16.  “Dichosos los muertos que mueren en el Señor. Desde ahora, sí -dice el Espíritu- que descansen de sus fatigas, porque sus obras los acompañan” (Apocalipsis 14,13).
  17. “Dichosos los invitados al banquete de bodas del Cordero” (Apocalipsis 19,9).
  18. “Dichoso el que esté en vela y conserve sus vestidos, para no andar desnudo y que se vean sus vergüenzas” (Apocalipsis 16,15).
  19. “¡Dichoso el hombre que soporta la prueba! Superada la prueba, recibirá la corona de la vida que ha prometido el Señor a los que aman” (Santiago 1,12).
  20. “Dichosos de ustedes, aunque sufran a causa de la justicia. No les tengan ningún miedo ni se turben” (1 Pedro 3,14).
  21. “Dichosos de ustedes, si son injuriados por el nombre de Cristo, pues el espíritu de gloria, que es el Espíritu de Dios, reposa en ustedes” (1 Pedro 4, 14).
  22. “Dichosos los que aún no viendo creen” (Juan 20,29).
  23. “Dichosos serán si sabiendo esto lo cumplen” (Juan 13,17).
  24. “Dichosos aquellos de camino perfecto, que proceden en la Ley de Yahvé. Dichosos los que guardan sus dictámenes, los que lo buscan de todo corazón” (Salmo 119).
  25. “Dichoso el pueblo que la aclamación conoce, a la luz de tu rostro, oh Yahvé, caminan; en tu nombre se alegran todo el día, en tu justicia se entusiasman” (Salmo 89).
  26. “Dichosos todos los que temen a Yavhé, los que van por sus caminos. Del trabajo de tus manos comerás, ¡dichoso tú, que todo te irá bien!” (Salmo 128).
  27. “¡Dichosos los que a él se acogen!” (Salmo 2,12).
  28. “¡Dichoso el hombre que confía en ti!” (Salmo 84).
  29. “Dichoso aquel que en el Dios de Jacob tiene su apoyo, y su esperanza en Yavhé su Dios” (Salmo 146).
  30. “Dichoso tu elegido, tu privado, en tus atrios habita. ¡Oh, hartémonos de los bienes de tu Casa, de las cosas santas de tu Templo!” (Salmo 65).
  31. “¡Dichoso el que cuida del débil y del pobre! En día de desgracia lo libera Yahvé; Yavhé lo guarda, vida y dicha en la tierra le depara, y no lo abandona al ansia de sus enemigos; lo sostiene Yavhé en su lecho de dolor; tú rehaces entera la postración en que se sume” (Salmo 41).
  32. “¡Dichoso el que es perdonado de su culpa, y le queda cubierto su pecado!” (Salmo 32, 1).
  33. “Dichoso el hombre a quien Yahveh no le cuenta el delito, y en cuyo espíritu no hay fraude” (Salmo 32,2).
  34. “Dichosos los que moran en tu casa, te alaban por siempre” (Salmo 84)
  35. “Dichosos los hombres cuya fuerza está en ti, y las subidas en su corazón” (Salmo 84).
  36. “Dichosos los que temen a Yavhé. Tu esposa será como una vid fecunda en el interior de tu casa. Tus hijos como brotes de olivo en torno de tu mesa” (Salmo 128).
  37. “Dichoso el hombre que no se ha deslizado con su boca, ni sufre tormento por la tristeza del pecado. Feliz aquel a quien su conciencia no reprocha, y que no queda corrido en su esperanza” (Eclesiástico 14, 1).
  38. “Dichoso quien vive con una mujer juiciosa, quien no ara con buey ni asno, quien no se desliza con su lengua, quien no sirve a amo indigno de él…” (Eclesiástico 25,8).
  39. “¡Dichoso el hombre a quien corrige Dios!” (Job 5,17).
  40. “¡Dichoso aquel que no se siente culpable tras tomar una decisión!” (Romanos 14,22).
  41. “Dichoso el hombre que ha encontrado la sabiduría y el hombre que alcanza la prudencia” (Proverbios 3, 13).
  42. “Dichoso el que tiene piedad de los pobres” (Proverbios 14,21).
  43. “Dichoso el hombre que siempre está en temor; el que endurece su corazón caerá en el mal” (Proverbios 28, 14).
  44. “Más dichoso es el que da que el que recibe” (Hechos 20,35).
  45. “¡Dichosos eternamente serán quienes hicieran que siempre fuera así su corazón para temerme y guardar todos mis mandamientos!” (Deuteronomio 5,29).

Conclusión

CERTIFICO que he visto, durante mi vida, que cada una de estas afirmaciones es cierta. He visto gente felices o dichosas viviéndolas. He visto también que los que vivían lo contrario no eran dichosos ellos ni los que estaban a su alrededor. He visto que una vez más la historia es maestra de la vida, confirmando las afirmaciones de la Biblia.

DOY FE en Santiago de los Caballeros a los veintiséis (26) días del mes de mayo del año del Señor dos mil veinte (2020).

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

Compartir
Noticia anteriorRegreso a clases será escalonado y con medidas de distanciamiento
Noticia siguienteEl lado materno de doña María Ugarte